Etiquetas

, , , , , , , ,

En el proyecto de construcción de la línea férrea Madrid – Alicante, se valoraron dos localidades como futuros nudos ferroviarios: Campo de Criptana y Villarrobledo. Así parece deducirse de la nota publicada en el periódico El Genio de la Libertad (nº 219, 10 de Septiembre de 1851). Esta nota había sido enviada desde Campo de Criptana, y dejaba claro que en este pueblo se albergaba la esperanza de convertir su futura estación en nudo ferroviario principal en La Mancha para las conexiones entre Aranjuez y el Mediterráneo. Esto ocurrió cuando la línea aún estaba en proyecto y en ningún momento se consideraba la primacía para la estación de Alcázar de San Juan.

La nota publicada en el periódico dice así:

Nos escriben del Campo de Criptana y de otros pueblos que va recorriendo la comisión facultativa encargada de estudiar el terreno y de proponer la dirección que ha de llevar la línea del ferro-carril de Aranjuez a Almansa, llenos de júbilo por la esperanza que los ingenieros les hacen concebir de que es muy probable su construcción vista la magnífica disposición del terreno. Como es de presumir cada localidad pretende la preferencia, pero es indudable que los puntos más ventajosos son el pueblo citado y Villarrobledo antes de llegar a Albacete.

Al final, no pudieron cumplirse estos deseos y la línea férrea se inauguró en 1855 con Alcázar de San Juan como nudo ferroviario principal.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO