Etiquetas

, , , , ,

En  la prensa del siglo XIX encontramos ejemplos de revelación de datos confidenciales de pacientes que actualmente nos resultarían impensables. El caso al que me voy a referir aquí tiene que ver dos con mujeres criptanenses de la segunda mitad del siglo XIX que se sometieron con éxito a un tratamiento para expulsar la tenia solitaria. Este tratamiento se practicaba en la clínica Gisbert, sita en Madrid, en la Calle Atocha 111, y, para mostrar su eficacia, esta clínica publicaba periódicamente un listado de los resultados obtenidos en sus pacientes, citados con nombre, apellido, residencia y, a veces, muchos más datos.

En este caso, me refiero al espacio publicitario publicado en el diario ilustrado El Globo, nº 1484, del Sábado 8 de Noviembre de 1879. Se citan 87 nombres de pacientes a los que se había logrado extraer la “lombriz solitaria” a lo largo del año 1878, y entre ellos figuran los de dos mujeres criptanenses. Una era Dolores Marcos y sobre ella dice la nota: “Del Campo de Criptana. Después de 4 años de padecimientos, á las 24 horas de tratamiento expulsó una Ténia de 25 pies. Enero 23”. La otra era la niña Luisa Iniesta, sobre la que dice la correspondiente nota: “De 11 años, del Campo de Criptana. A las 24 horas de medicacion expulsó una Ténia de 40 pies. Marzo 4”.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO