Etiquetas

, , , ,

En el post publicado hace unos días (12 febrero: En busca de Alces: La exploración del académico Antonio Blázquez, 1917) hice referencia a la posible ubicación de la antigua ciudad de Alces en el paraje de La Hidalga. Unos meses antes, en 1916, esta hipótesis empezó a tomar forma, como muestra la breve nota publicada en la revista Vida Marítima (nº 524, 10 de julio de 1916). Esta nota dice así:

Los continuos descubrimientos arqueológicos adquieren de día en día mayor y más decisiva importancia en España para el conocimiento de la Historia nacional. Mediante prolijas investigaciones se ha podido determinar recientemente el sitio que ocupó la ciudad de Alces, tomada por Sempronio Graco el año 180 antes de Jesucristo. Donde ahora está la región conocida por Campo de Criptana, en el Cerro de la Hidalga, se acaban de encontrar restos de los muros de aquella urbe prehistórica, de que hay vestigios de extraordinario valor en aquellos lugares. La ocasión de tan raro hallazgo ha sido una de las varias excursiones emprendidas para determinar el trazado de las vías romanas españolas, y de ello tiene ya la debida constancia la Junta oficial de excavaciones y antigüedades.

Como ya dije en el post al que antes me he referido, la fuente para el conocimiento de las campañas de conquista de Sempronio Graco en esta región es la obra Ab Urbe Condita del autor romano Tito Livio. Hoy hay un cierto acuerdo en situar la antigua Alces en Alcázar de San Juan.

Sigue en la misma nota una referencia a las excavaciones que por aquel entonces se estaban llevando a cabo en el cerro de la Muela, en Soria, donde estuvo la ciudad de Numancia.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO