Etiquetas

, , , , , , , ,

Campo de Criptana_Óleo de José Manuel Cañas Reíllo 2004

Campo de Criptana: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2004)

Y prosigo con la crónica que publica el periódico El Liberal sobre Campo de Criptana. Como dije en el post anterior, se publicó en el número 11.937, correspondiente al jueves 11 de julio de 1912, y estaba firmada por el corresponsal Francisco de Asís Pastor. En la primera entrega traté sobre las primeras impresiones de Criptana que tenía un forastero recién llegado. Un pueblo hermoso, bien organizado y bien urbanizado; ésta es la imagen que transmite el corresponsal. Y acorde con ello estaba su Ayuntamiento, bien gobernado y con una economía desahogada que le permitía llevar a cabo obras públicas para el bien de la comunidad, según describe la crónica:

En pueblos de ilustración, cultura y laboriosidad como el que nos ocupa, todo está en armonía directa, y por consecuencia el Ayuntamiento tiene que ser un modelo en lo que afecta á su brillante situación y á la honradez que imprime en todos sus actos.

Preside la corporación (pasión política aparte) persona de tan vasta inteligencia como D. Celestino Martínez Santos, joven abogado de grandes iniciativas y mejor posición, que, en unión del celoso secretario D. Manuel Granero y oficial D. Maximino Cuadra, no se dan momento de reposo por que todo marcha dentro de los límites de la honradez y la más escrupulosa administración.

Con estos elementos, dignamente secundados por los celosos concejales que integran el Municipio y que son garantía del vecindario, no puede causar asombro el hecho de que su situación sea desahogadísima, hasta el punto de, no solamente existir cubiertos todos los contingentes provinciales, sino que tienen entregadas cantidades adelantadas.

Con esto bastaría para demostrar su excelente administración; pero como se trata de un caso excepcional, tan raro en los Municipios al uso, hemos de apuntar un dato de vital importancia. El capital que hoy tiene la Caja se eleva á la suma de quinientas mil pesetas; de ellas cien mil en efectivo metálico y cuatrocientas mil en láminas y títulos de la Deuda perpétua al 4 por 100.

Entre las obras y mejoras que recientemente ha llevado á cabo sin auxilio de nadie, merece citarse un magnífico hospital-asilo, dotado de todos los elementos necesarios, con su correspondiente departamento para infecciosos, completamente aislado y con la mayor higiene; un teatro de gran capacidad y comodidades; un Matadero modelo, y apertura de nuevo cementerio en lugar adecuado.

Como dice el texto, era por aquel entonces alcalde el abogado Celestino Martínez Santos, que volvió a ostentar el cargo entre 1924 y 1926. Murió asesinado en la Guerra Civil (C. Sáenz de Tejeda, Historia de la cruzada española, Madrid 1942, pág. 186).

Quiero detenerme algo más en la referencia que se hace al teatro Cervantes. En el post del 20 de enero (El antiguo teatro “Cervantes” de Campo de Criptana, 1907) hablé de la subasta para la construcción del teatro que salió publicada en El Defensor del Contribuyente (nº 200, del 20 de enero de 1907), por un valor de 23.454,83 pesetas. Algunos meses después de la publicación de esta crónica, y ya con el teatro en funcionamiento, en el periódico El Liberal (nº 12.214), del domingo 6 de abril de 1913, apareció el siguiente anuncio:

 Deseamos comprar aparato cinematográfico usado, en buenas condiciones, á plazos ó al contado. Para tratar, dirigirse á la Empresa del teatro de Criptana (Ciudad Real).

Respecto al cementerio, se refiere al actual. En el post de mañana continuaré con el capítulo siguiente de esta crónica, dedicado a los proyectos de mejora de infraestructuras que se iban a poner en marcha en Campo de Criptana por aquellos años.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios