Etiquetas

, , , , ,

Atardecer en la Sierra de los Molinos_Óleo de José Manuel Cañas Reíllo 2005

Atardecer en la Sierra de los Molinos: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

En 1928 el Ayuntamiento de Campo de Criptana adquiría los primeros molinos, antes propiedad privada; era esta idea parte de un proyecto más amplio de adquisición de todos los molinos existentes por aquel entonces, pues ya se sentía la importancia del vínculo que estos elementos del paisaje urbano criptanense tenían con el Quijote. La noticia de esta adquisición se publicó en el El Imparcial (nº 21.186), domingo 1 de abril de 1928. Sin embargo, digamos, más que una noticia el texto que se publicó era una descripción idílica de los molinos de Criptana; ese paisaje y esa luz del que tanto hemos disfrutado algunos los días grises y lluviosos. Esos días en los que parece que el tiempo se ha parado; esos días en los que parece que Don Quijote surgirá desde el horizonte avanzando sobre su Rocinante en busca de un nuevo enfrentamiento con los gigantes. He aquí el texto de la noticia:

Noble empeño romántico .- Higiene y cultura

A través de una cortina de lluvia hemos divisado, en la mañana gris de un día plomizo, los molinos antañones con las aspas abatidas, como si acabaran de reñir descomunal batalla con alguna legión de andantes caballeros; más cerca de la villa, encontramos luego otro más, cuyos brazos forrados de blanca tela giraban lentos como desentumeciendose del frío triste del amanecer invernal. A lo lejos, semejaban la avanzada de un ejército de gigantes desplegados en guerrillas a lo largo de la loma que circunda la histórica villa de Criptana.

Más tarde supimos que el alcalde accidental (de una accidentalidad permanente) D. Eduardo Cueto ha obtenido el voto de la Corporación para adquirir la propiedad de estos molinos que tan fuertemente evocan la gloria del Quijote. Este año comprará el Ayuntamiento dos de ellos y los restantes serán comprados en ejercicios sucesivos. El propósito nos parece altamente plausible y no queremos regatearle nuestros elogios.

Y de nuevo nos vuelve a aparecer en este blog el industrial criptanense Eduardo Cueto, en este caso como alcalde de la localidad. Se destaca la “accidentalidad” de su autoridad, sin duda, en referencia a un momento muy convulso de la política local, cuyo resultado fue un conflicto permanente en el Ayuntamiento que se prolongaría en los años sucesivos. Eduardo Cueto fue alcalde entre 1923-1924 y 1927-1930. Por aquel entonces, era uno de los principales bodegueros de esta localidad.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO