Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Isabel II

Isabel II

Retrocedemos con el post de hoy al año 1839, situándonos en el marco de uno de los periodos más complejos de la historia de España. Reinaba por aquellos años y desde 1833 (cuando aún no tenía tres años) Isabel II en un conflicto permanente con el infante Carlos María Isidro de Borbón, pretendiente al trono. La inestabilidad política, la crisis económica, la Guerra Carlista y, sobre todo, la incertidumbre de un estado a la deriva, sembraban de inseguridad un país sometido al mal gobierno desde hacía siglos. Para que se pueda apreciar hasta qué punto llegaba el pesimismo en que se hallaba inmerso el país, cito unas palabras de Lorenzo Calbo publicadas en su Estado de España en 1839, o sea aviso a los diputados a Cortes, dedicado al ejército, M. N. y pueblo (Madrid, 1839), pág. 2:

España naturalmente es la nacion mas rica del universo. En esto convienen todos los economistas y todos los hombres observadores.

En efecto España, no solo es la nacion mas rica del globo, sino la mas desgraciada, la mas digna de lástima y por lo mismo la mas acreedora á que todos los verdaderos españoles amantes del pueblo que sufre y paga, y de la felicidad pública, trabajen con toda su fuerza y sin cesar para sacarla del estado de miseria y de degradación en que la han puesto sus mal llamados gobiernos y la notable conducta de muchos de sus desnaturalizados hijos.

España debió haber sido desde luego, puede y debe ser todavía, poderosa, feliz, é independiente.

Escena de bandoleros_Gustave Doré

Escena de bandoleros: Grabado de Gustave Doré

Esta es la percepción que los mismos españoles tenían de su patria por aquel entonces. Las consecuencias del desgobierno tuvieron como consecuencia la proliferación de partidas de bandoleros y asaltantes que asolaron durante mucho tiempo la mayor parte de las regiones de España, y la comarca de La Mancha no fue una excepción. Desoladora es la imagen de la situación en Ciudad Real que nos describe una crónica publicada por el diario Eco del Comercio, edición de Madrid, nº 1948, del sábado 31 de agosto de 1839 (pág. 3). Hace un recorrido por diversos puntos de la provincia en los que actuaron los bandoleros, y entre ellos figura Campo de Criptana. Obsérvese, especialmente, la osadía de algunos de estos asaltantes que llegaban a actuar en la misma entrada de la capital de la provincia e incluso en las eras cercanas a los pueblos. He aquí la noticia, enviada desde La Solana:

SOLANA (Mancha) 26 de agosto.- La provincia está totalmente infestada de desastrosos asesinos que en grupos del mas pequeño número la corretean por donde quieren, llevando tras si la desolacion, el robo, la violacion y la muerte. Ellos se han apoderado a la vista de su misma capital de varias personas que á su placer han retenido cautivas hasta que se han rescatado á fuerza de dinero; de la vista de esta poblacion seis montados se llevaron hace pocos dias un hato de mulas, y al dia siguiente en las ventas de Herrera, dos leguas de aqui, sorprendieron una numerosa reunion de segadores que fueron robados de todo su dinero del estajo, apaleados, muertos dos y una muger que habia en cinta abortó del susto y muriò tambien. En Campo de Criptana salió à la era una tarde el hermano del ex procurador á cortes Vaillo y el conde de Cabezuelas su sobrino, atraparon al primero por cuya libertad dicen piden 400.000 rs. y el segundo se libro (con el mayor peligro de sofocarse) siendo envuelto y sepultado vivo en un monton de paja. En Manzanares ayer, despues que pasó el convoy para esa, me dicen han robado de sus inmediaciones una porcion de yuntas; en una palabra, ni á paseo puede salirse sin el mayor riesgo. ¡Quiera el cielo que el nuevo comandante general señor Balboa mejore con su acreditada actividad la fatal situación de este desgraciado país! Los señores diputados que por él pasen dirán á vd. mas por menor cuán mala es y qué de horrores han sido sucedidos á cada paso… ¡Ansiada paz, cuándo llegarás!

Podemos identificar con cierta seguridad a los personajes de Campo de Criptana citados. Posiblemente, el exprocurador Vaillo (o Baíllo, con la grafía moderna), puede ser José Vicente Baíllo, importante hacendado manchego que había sido diputado por la provincia de Ciudad Real entre 1834-1835 y 1835-1836. Su nombre completo era José Vicente Baíllo de la Beldad y Jaramillo de Loaysa, de Morales y Priego. Había nacido en Campo de Criptana en el año 1780.  A título de curiosidad, su nombre aparece entre los suscriptores de la obra de Agustín Pérez Zaragoza Godinez, Galeria fúnebre de Historias Trágicas, Espectros y Sombras ensangrentadas, tomo XII, Madrid 1831. La identificación del hermano, el secuestrado en la era, no es segura. Posiblemente se trata de Gregorio Baíllo de la Beldad y Jaramillo de Loaysa, de Morales y Priego, nacido en Campo de Criptana en 1777. Hay que descartar en esta identificación a otro hermano del procurador, Juan de la Cruz Baíllo de la Beldad y Jaramillo de Loaysa, de Morales y Priego, que había nacido en 1776, pero había muerto en 1806.  El otro aludido en la escaramuza de los bandoleros fue, como dice el texto, el sobrino de ambos, probablemente, Juan de la Cruz Baíllo de la Beldad y Marañón (1805-1890),  VI Conde de las Cabezuelas, hijo de Juan de la Cruz Baíllo de la Beldad y Jaramillo de Loaysa, de Morales y Priego, V Conde de las Cabezuelas (al que antes he aludido como fallecido en 1806) y de Antonia de Marañón y Resa, Hidalgo de Saavedra y Aguilera, Señora de las antiguas Casas y mayorazgos de Marañón y Resa (tomo estas referencias genealógicas de los Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía XI, 2008, págs. 273 y 326).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios