Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

No es la que traigo hoy una noticia extensa ni detallada sobre Campo de Criptana. Está tomada de un diccionario geográfico universal que se publicó a finales del siglo XVIII y que, a juzgar por la cantidad de reediciones que conoció, tuvo gran éxito entre el público de la época. Me refiero a la cuarta edición del Diccionario Geográfico Universal que comprehende la descripcion de las quatro partes del mundo de Antonio Montpalau (1742-1813), impreso en la Oficina de la Viuda é Hijo de D. Pedro Marín, en Madrid (1793).

Campo de Criptana: Foto de J. M. Cañas Reíllo (2012)

Campo de Criptana: Foto de J. M. Cañas Reíllo (2012)

El artículo dedicado a Campo de Criptana se encuentra en el tomo I, pág. 243, y dice así:

CAMPO DE CRIPTANA, Villa de España en la Provincia de la Mancha, en una eminencia pero suelo llano. Su terreno abunda de granos, vino y azafrán. Tiene alguna industria de texidos comunes de lana, y algunas tenerías. Hay una Iglesia Parroquial; y cuenta más de 1.000 vecinos.

Azafrán (Crocus Sativus)

Azafrán (Crocus Sativus)

El hecho de que este diccionario tuviera la pretensión de incluir todo el conocimiento geográfico mundial por aquel entonces exigía que el artículo sobre Campo de Criptana fuera breve, dadas las proporciones del proyecto. No se entra en detalles como los que hemos visto en otros diccionarios geográficos de ámbito nacional en el siglo XIX, como el de Pascual Madoz, al que tantas veces hago referencia en este blog. Sin embargo, creo que merece la pena incorporar aquí esta breve referencia, porque viene a confirmar algunos datos ofrecidos en posts anteriores sobre actividades económicas ya olvidadas en Campo de Criptana, como el cultivo del azafrán, la industria textil y el trabajo del cuero.

Telares

Telares

La fabricación de tejidos era una actividad practicada en Campo de Criptana en esa época, como señala por Eugenio Larruga en el vol. XVII de sus Memorias políticas y económicas sobre los frutos, comercio, fábricas y minas de España, publicado en Madrid un año antes (1792) que la citada edicion del Diccionario Geográfico de Montpalau. Del mismo modo, señala Eugenio Larruga la existencia de tenerías en Campo de Criptana por aquel entonces.

Sobre la población de Campo de Criptana, la estima el diccionario en 1.000 vecinos. Conviene recordar que el concepto de «vecino» tenía el valor de unidad de población en el Antiguo Régimen y era la base de los censos. Así pues, «vecino» equivalía a «unidad familiar», con todos sus miembros. Como norma general y para averiguar la cantidad aproximada de habitantes a partir de estos censos se utiliza la equivalencia 1 vecino = 4 / 5 habitantes; por tanto, en aquella época, Campo de Criptana tenía entre 4.000 y 5.000 habitantes.

Tenería: Plancha de la Enciclopedia de Diderot y D'Alembert (1762)

Tenería: Plancha de la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert (1762)

Ahora algunas observaciones léxicas. Encontramos el término «tenería», ya hoy en desuso. Es una palabra de origen francés, con significado muy similar a «curtiduría», que era muy utilizada en la época. Aparece ya recogida en el Diccionario de la RAE de 1739 (pág. 249) con el significado de «El sitio, ù oficina donde se curten, y trabajan todo género de cueros».

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO