Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Me ha traído al recuerdo el acontecimiento criptanense que voy a tratar hoy la película Las uvas de la ira (1940), pues nos situaremos casi en la misma época y ante problemas sociales que aparentemente son muy diferentes, pero en el fondo son el mismo. El escenario es un panorama económico de crisis perpetua y una sociedad radicalizada. Es el año 1933, Nos encontramos en la Segunda República (1931-1939), en una España sin Alfonso XIII y con una constitución y unos partidos incapaces de poner solución a los graves problemas del país.

La vendimia: Óleo de Francisco de Goya

La vendimia: Óleo de Francisco de Goya

En este marco, un conflicto estallaba cada año en La Mancha. Ocurría cuando llegaba la época de la vendimia, y el precio de la uva era el culpable; o mejor dicho, los culpables eran los incapaces de llegar a un acuerdo respecto a él: viticultores por una parte, y bodegueros por otra. Más o menos, como ahora. Parece que las cosas no cambian aunque el tiempo pase inexorable. En 1933, sin embargo, este conflicto se desbordó de unos límites razonables, y se convirtió en motín o revuelta popular, parece ser, que atizada por un diputado provincial interesado en sembrar la discordia. A tanto llegó el disturbio, que fue necesaria la intervención de guardias de asalto en Campo de Criptana para sofocar la revuelta. Así nos lo cuenta el diario independiente La Voz, año XIV, núm. 3.982 del sábado 30 de septiembre de 1933, en los términos siguientes:

Los obreros agrícolas de Campo de Criptana se amotinan

CIUDAD REAL 30 (1 m.).- El gobernador manifestó a los periodistas que en Alcázar el diputado Sr. Cabrera se reunió sin autorización con los afiliados de la Casa del Pueblo, y salieron en grupo a la calle, intentando hablar con el alcalde.

Por la tarde, el Sr. Cabrera se trasladó a Herencia y Campo de Criptana, soliviantando los ánimos y propugnando por la no aceptación del precio de la uva señalado por el ministro de Agricultura. Después volvió a Alcázar, donde repartió en la estación personalmente unas hojas tituladas El escándalo de la uva, sin pie de imprenta, en la que se ataca duramente a los señores Pérez Madrigal, Alberca Montoya, al ministro de Agricultura y a varias personalidades, en las que se afirma que es él el único que defiende el interés de los viticultores. Después marchó a Valencia.

En vista de que estaban los ánimos excitados en Campo de Criptana, los guardias de asalto que se hallaban en Tomelloso marcharon a dicho pueblo. Los obreros se amotinaron, y los elementos perturbadores recorrieron las casas de los patronos, llevándolos al Ayuntamiento y haciéndoles aceptar las peticiones de subida de la uva. A la llegada de los guardias de asalto, los patronos anularon el documento redactado en este sentido. El jefe de la fuerza instruye expediente para averiguar y depurar la responsabilidad del alcalde socialista por negligencia en su deber.

El mitin que se iba a celebrar en Alcázar, y en el que iba a hablar el Sr. Cabrera, ha sido suspendido (Febus).

Viñedo Rojo: Óleo de Vincent van Gogh

Viñedo Rojo: Óleo de Vincent van Gogh

Esta situación local no era, ni más menos, que un reflejo de lo que estaba ocurriendo a escala nacional, en un país completamente sumido en la anarquía y el desorden. Un ejemplo de la desorientación política en que se encontraba España son  las elecciones generales del 28 de junio de 1931. De ellas no surgió una mayoría clara que facilitara el gobierno. De 470 escaños del Congreso, el partido que más obtuvo fue el Partido Socialista, con 115 escaños, le siguió el Partido Republicano Radical con 94, el Partido Republicano Radical Socialista, con 59, la Esquerra Republicana de Cataluña con 31 y la Acción Republicana, con 28. Los restantes escaños se los repartían entre 13 grupos políticos. Esto nos puede dar una idea de la dispersión del voto y de la imposibilidad de lograr un gobierno estable.

Respecto a los diputados citados en la noticia, todos los datos parecen apuntar hacia el Sr. Cabrera como responsable de los disturbios. Así lo indica la noticia publicada en La Voz y, de forma más patente, la información que publica el ABC del mismo día (pág. 23). Este Sr. Cabrera se puede identificar con el diputado Emilio Antonio Cabrera Toba (Madrid 1899 – Draguignan, Francia, 1944), diputado socialista por la provincia de Ciudad Real en las legislaturas 1931-1933 y 1936-1939. Militante socialista, fue protagonista este Sr. Cabrera de múltiples disturbios en varios puntos de la provincia de Ciudad Real, por lo que alcanzó fama de conflictivo.

También podemos identificar a los otros dos diputados citados con seguridad. Uno es Pérez Madrigal, que podemos identificar con Joaquín Pérez Madrigal, también diputado por la provincia de Ciudad Real en las legislaturas 1931-1933 (socialista radical), 1933-1935 y 1936-1939 (radical). El otro, Alberca Montoya, es Gumersindo Alberca Montoya, diputado por Ciudad Real en la legislatura 1931-1933 por Acción Republicana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios