Etiquetas

, , , , , , ,

El Círculo de la Concordia fue una de las instituciones sociales más importantes de Campo de Criptana a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Fueon aquéllos los años dorados de este casino, cuando rebosaba de vida en sus salones, llenos de reuniones, conversaciones, juegos y bailes, por el carnaval o por cualquier otro motivo. Para la fiesta, cualquier excusa vale. De él, por desgracia, sólo tenemos ya fotografías en blanco y negro, o sepia; no ha quedado ni su recuerdo en la calle en la que estuvo. Lamentablemente, el progreso y el caos urbanístico fueron (y van) demasiado deprisa en Campo de Criptana, sin muchos miramientos, que digamos, con edificios que fueron emblemáticos, hermosos, monumentales, como éste. En memoria de aquella institución que tanto significó para Criptana, traigo hoy esta pequeña nota que se le dedica en un «publirreportaje» sobre los recursos económicos de este pueblo publicado en el periódico El Heraldo de Madrid, año XXIII, núm. 7.896, del 14 de julio de 1912. Veamos cuánta vida tenía por aquel entonces este casino y retrocedamos, ahora, casi cien años, asomándonos por la mirilla del tiempo, para ver cómo se divertían los criptanenses de la época.

Círculo de la Concordia

En un local espacioso y acondicionado según las más exigentes y modernas aspiraciones de comodidad se encuentra instalado el Círculo de la Concordia.

Es uno de los mejores Círculos de esta población, tanto por sus inmejorables condiciones como por encontrarse establecido en un espacioso edificio de sólida construcción.

Sus espaciosos salones sirven de recreo á la buena sociedad de Criptana, que tiene en este Círculo un Centro de Solaz y esparcimiento.

Su biblioteca, con un buen número de volúmenes de las más altas mentalidades europeas, viene á llenar su provechoso cometido en bien de todos.

Salones de recreo, de billar y después dependencias indispensables para su perfecto desenvolvimiento posee el Círculo.

Su presidente, D. Celestino Martínez, es hombre de grandes iniciativas y no poca cultura; por lo que, contando con la cooperación de los demás señores que integran la Junta directiva, llegará a realizar dentro del Círculo las más provechosas mejoras.

Enviamos á todos los señores socios nuestro más efusivo saludo.

Además de las actividades festivas, este Círculo de la Concordia tuvo también una vocación de servicio social. Por ejemplo, en 1885 se propuso celebrar un baile benéfico para ayudar a los damnificados por los terremotos en Andalucía. A este tema dediqué cuatro posts en su momento (29 y 30 de abril; 1 y 2 de mayo).

Recuerdo vagamente aquel edificio cuando ya hacía muchos años que la decadencia y el abandono hacían mella en él. Sería interesante saber qué fue de la rica biblioteca a la que hace referencia el corresponsal. Y ahora unas palabras para el entonces presidente de la institución, Celestino Martínez. Supongo que se trata de Celestino Martínez Santos, alcalde de Criptana por aquel entonces y posteriormente, en el periodo entre 1924 y 1926. Para más detalles sobre él, remito al post del 3 de marzo, titulado Campo de Criptana en 1912 (II): El Ayuntamiento.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO