Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tantas huelgas había en España en los primeros años de la década de los 30, que la prensa de la época acabó pareciendo un monográfico sobre el tema de tantas y tantas páginas con noticias sobre este tipo de conflictos que se publicaban. Por ejemplo, La Vanguardia del día 2 de octubre de 1931, publica en la pág. 21 toda una retahila de noticias que dan cuenta de huelgas y conflictos relacionados con ellas en diversos lugares de España: en Cádiz, en Huelva, en Teruel, en San Sebastián; a veces con heridos como resultado de enfrentamientos, como en Pozoblanco. En Zamora, por aquel entonces, peligró la procesión de la Virgen del Tránsito por miedo a la reacción de los concejales de izquierdas. También aparece Criptana en esta misma página, y también es por una huelga. La noticia, firmada por Ruiz, dice así:

La huelga del campo de Criptana: Los huelguistas intentan apoderarse de la Central de Teléfonos

Ciudad Real, 1.

Comunican de Campo de Criptana que un grupo de cincuenta obreros, afiliados a la Casa del Pueblo, intentó apoderarse de la central telefónica, con el propósito de que los patronos no pudiesen comunicar con el gobernador y las autoridades, pues habían acordado la huelga general. Los obreros intervinieron los aparatos de los locutorios, pudiendo sin embargo, avisar una señorita telefonista al cuartel de la guardia civil, personándose una pareja, que hizo abandonar a los revoltosos el edificio.

Se han registrado también coacciones para impedir que los trabajadores saliesen a realizar las faenas del campo e hiciesen causa común con los gañanes, que desde hace tiempo se mantienen en huelga. Se espera que estos últimos logren una pronta avenencia con los patronos.

Han sido enviadas varias parejas de la guardia civil que patrullan por las calles y custodian la central telefónica.

Por aquel entonces, el teléfono estaba ya muy extendido por España, y también estaba presente en Criptana. El primer teléfono español estuvo en La Habana, en 1877; en la Península, los primeros teléfonos llegaron a Barcelona y en 1878 llegó a Madrid; 9 años después, en 1887, había en España 2.312 teléfonos  y en 1924 ya ascendía el número total de abonados en España 74.124; en 1923 la centralita de Campo de Criptana atendía a 174 abonados. Pocos años después, en 1931, había 2.699 centrales en toda España y 242.153 teléfonos, ya como parte de la Compañía Telefónica Nacional de España (tomo algunos de estos datos de la web de Ángel Bahamonde Magro – Luis Enrique Otero Carvajal, que recoge el artículo titulado «El teléfono. El nacimiento de un nuevo medio de comunicación, 1877-1936», publicado en A. Bahamonde Magro, G. Martínez Lorente, L. E. Otero Carvajal, Las comunicaciones en la construcción del Estado contemporáneo en España, 1700-1936, Madrid 1993).

Edificio de la Telefónica y la Gran Vía madrileña: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Edificio de la Telefónica y la Gran Vía madrileña: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

En el Nomenclátor general de las estaciones telegráficas y telefónicas del Estado, municipales, secundarias y férreas públicas de la Península Española, Islas Baleares y Canarias y posesiones del Norte de África, publicado en Madrid en el año 1900 (pág. 19) ya se da cuenta de la presencia del teléfono en Campo de Criptana, con dos estaciones: una municipal y otra perteneciente a la Compañía de ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante, en ambos casos, de servicio limitado, como eran la mayoría de las existentes entonces en España, frente a unas cuantas de servicio permanente y de día completo. En total, se registran ese año para toda España 1.470 estaciones telefónicas y telegráficas.

La importancia estratégica de la Telefónica Española para la seguridad del estado quedó patente cuando, el 4 de julio de 1931, esta compañía sufrió una de las primeras grandes huelgas de alcance nacional de la 2ª República. La huelga fue organizada por la CNT, y el ejército intentó sofocarla, con un resultado bastante trágico: 30 muertos y 200 heridos. Posiblemente, este acontecimiento inspiró posibles acciones llevadas a cabo por otros grupos posteriormente, conscientes de la importancia estratégica del teléfono. Un ejemplo podría ser el citado de Campo de Criptana; en este caso la telefonista salvó la situación con una llamada a tiempo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO