Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Actual sede del Ayuntamiento de Madrid: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Actual sede del Ayuntamiento de Madrid: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX fueron un periodo difícil para los ayuntamientos españoles. La falta de estabilidad política y económica, y la corrupción, les pasó una dura y costosa factura: el embargo, en unos casos, y, en otros más graves, la intervención, con la consiguiente sustitución de alcaldes por orden gubernativa. Se hacían estas intervenciones bajo diversos pretextos; a veces, se daban excusas poco convincentes, y siempre existía la sospecha entre la ciudadanía de que la razón auténtica para actuaciones de este tipo tuviera un carácter meramente político. No escaparon a estas intervenciones ni siquiera los ayuntamientos de grandes ciudades, como Madrid.

También el ayuntamiento de Campo de Criptana las sufrió, en diversos momentos, y con diversa intensidad. En 1885, fue intervenido por orden del Ministro de la Gobernación, Romero y Robledo (La Gaceta de Madrid, año CCXXIV, núm. 162, tomo II, del jueves 11 de junio de 1885, pág. 743). En 1889, se ordenó un embargo en Hacienda de las libranzas destinadas a Criptana (La Dinastía, año VII, núm. 3.500, del viernes 20 de diciembre de 1889). En 1930, hubo acusaciones de malversación de fondos contra el ayuntamiento criptanense que se publicaron en el Heraldo de Madrid, año XL, núm. 13.796, del miércoles 16 de abril de 1930, bajo el título En Campo de Criptana no llegaron a llevarse los tinteros. Se contentaron con unos miles de pesetas. No se puede ser más explícito. Y continuaron los problemas para el consistorio criptanense, e incluso se agudizaron a medida que transcurrían los años 30. En 1934, el gobernador ordenó una investigación por diversas denuncias formuladas contra el ayuntamiento, y se envió a un delegado del gobierno a Criptana para que la llevara a cabo (Siglo Futuro, año LIX, núm. 18.001, del martes 22 de mayo de 1934).

Hôtel de Ville, Auvers (Vincent Van Gogh)

Hôtel de Ville, Auvers (Vincent Van Gogh)

Ese mismo año de 1934, pocos meses después, tuvo lugar uno de los momentos más críticos para el ayuntamiento criptanense por aquel entonces. De ello dio cuenta una noticia que se publicó en dos periódicos: La Voz, año XV, núm. 4.276, del viernes 14 de septiembre de 1934, y al día siguiente, en La Libertad, año XVI, núm. 4.519, y La Vanguardia (pág. 27). Transcribo el texto publicado en La Voz:

Ayuntamiento sustituído

CIUDAD REAL, 14. Comunican de Alcázar de San Juan que ayer tarde fué sustituído el Ayuntamiento de Campo de Criptana mediante expediente instruído por el gobernador civil. Se tomaron medidas preventivas, enviándose fuerzas de Asalto, pues estaban muy excitados los ánimos de la población.

El nuevo Ayuntamiento está constituído por trece radicales y ocho independientes. La Alcaldía ha recaído en el radical Dionisio de la Torre. La tranquilidad es absoluta.

Según La Vanguardia no fueron “trece”, sino “tres” los concejales radicales. La Libertad coincide con La Voz en la cifra, pero lo escribe con dígitos, “13”. No hay duda, de que fueron 13 estos concejales radicales. De no ser así, no habrían tenido una mayoría suficiente para aupar a su candidato a la alcaldía. De poco les sirvió, porque fue un mandato efímero; Dionisio de la Torre sólo fue alcalde hasta enero de 1935. Y los años siguientes no serían más tranquilos.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios