Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Campos de Criptana: Foto de J. M. Cañas Reíllo (2008)

Campos de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reílllo (2008)

En el Diario de Madrid, nº 2.289, del viernes 2 de julio de 1841 (pág. 1) se publicó un anuncio de los Juzgados de Primera Instancia, anunciando la venta de bienes nacionales en subasta:

A virtud de los señores intendentes de rentas de las provincias de Gerona, Ciudad-Real y Granada, se celebrarán remates los días 14 y 26 del corriente, de doce a una de la tarde, en las casas consistoriales, ante el señor don Manuel Luceño, juez de primera instancia de esta villa [Madrid], y escribanía de don Jacinto Revillo, de las siguientes fincas.

Especifica a continuación el texto las fincas objeto de venta. En primer lugar, reseña las de la Provincia de Gerona; en segundo lugar, las de la provincia de Ciudad Real, en este caso, la Encomienda del Campo de Criptana; y finalmente, las correspondientes a la provincia de Granada. Con mucho, el listado de fincas criptanenses cuya subasta se anunciaba es el más extenso del conjunto:

  • 1. Serna de los Genoveneses, al sur del pueblo, en el camino que lleva hacia el puente de San Benito; muy extensa, por lo que se divide en tres tramos, y cada tramo en varias suertes.
  • 2. Serna de la huerta de Criptana.
  • 3. Serna del Cerro de Criptana.
  • 4. Serna del Villar
  • 5. Serna de Villajos.
  • 6. Serna de Pedro Muñoz

Para la subasta, se agrupan las sernas 2, 3 y 4, por una parte, y la 5 y la 6 por otra. Finaliza el anuncio una nota, que dice:

Las fincas que anteceden de dicha encomienda del campo de Criptana, han sido tasadas con arreglo a lo prevenido en los artículos 18 y 19 de la real instrucción de 1º de marzo de 1836, y capitalizadas segun las bases establecidas en las reales órdenes de 25 de noviembre de 1836 y 11 de mayo de 1837; no tienen cargas y todas juntas se hallan arrendadas hasta 15 de agosto de 1842 pagando en cada un año 9.145 rs. vn. [= reales de vellón].

Dejando para otro día la descripción detallada de la Serna de los Genoveses, por su gran extensión, y las de Villajos y Pedro Muñoz, por aparecer en último lugar en este anuncio, reproduzco hoy el texto correspondiente a las sernas 2, 3 y 4:

La Serna de la huerta de Criptana, que consta de una fanega, 3 celemines de tierra para huerta, contiguo a la misma una fanega y 9 celemines, a saliente y mediodia de la huerta con la que lindan 9 fanegas mas, pozo y andaraje corrientes de la misma huerta y cocedero pequeño.

Huerta de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Huerta de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

La Serna del cerro de Criptana lindante a saliente con don Manuel Jimenez, presbítero; mediodia señor conde de Cavezuelas [sic], y norte el cerro de Criptana de 21 fanegas de tierra…

… y Serna del Villar linde por el norte con la huerta del propio nombre de una fanega y 2 celemines.

Estas tres Sernas se han reunido, y tasado por los peritos en 18.800 rs., y capitalizada en 24.685 rs. 2 mrs., que es la cantidad en que se saca a subasta.

Aquí, con el término de «encomienda», se refiere a la unidad administrativa de la Orden de Santiago, y a sus propiedades, que debían de ser muchas y ricas en Criptana.

Veamos ahora qué es exactamente una «serna», vocablo de origen celta que pervive aún como denominación de una calle en Campo de Criptana.  Según el DRAE, una «serna» es una «porción de tierra de sembradura». Se encuentra ya en el Diccionario de la Lengua Castellana de 1803 (pág. 789,2), con un significado muy similar al actual: «porcion de tierra de labor», y en la edición del Diccionario de 1837, época próxima al anuncio de la subasta, encontramos la definición «cierta clase de tierra de labor».

Campos de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Campos de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Las unidades de medida citadas, la fanega y el celemín, son de gran antigüedad, y aún tienen uso vivo y cotidiano en la zona. Ambas pueden usarse como medida de capacidad o de superficie. Una fanega equivale a 10.000 varas cuadradas, y una vara a 0,835905 metros, aunque varía tal equivalencia de unas zonas a otras. La relación entre el uso de la fanega para superficies y para capacidad está clara por un hecho: una fanega de terreno produciría una fanega de grano; puesto que la producción de grano es diferente en cada zona, dependiendo del clima y de la calidad de la tierra, la medida de extensión correspondiente también tenía que ser diferente. A su vez, la fanega se dividía en unidades menores: 1 fanega = 2 almudes / 12 celemines / 2 cuartos / 4 cuartillos. El celemín de Castilla equivalía, como medida de capacidad de grano, aproximadamente a 4,6 dm3 y cada celemín a 4 cuartillos; como medida de superficie, equivalía el celemín a 537 m2.

Entre las utilidades que podrían hacer más apetecible la Serna de la Huerta de Criptana para futuros compradores, figuran un pozo y un «andaraje». De este término, hoy raro, da dos definiciones el DRAE:

1. Rueda de la noria, en que se afirma la maroma y cargan los arcaduces.

2. Aparato de madera con que se hace andar el rodillo que los labradores usan para firmar el suelo de las eras.

Es la primera acepción la que debemos atribuir al término tal y como aparece usado en el anuncio. En el Diccionario de la Lengua de 1843 (pág. 47,2), época que corresponde aproximadamente a la publicación del anuncio de subasta, sólo se recoge ésta y no la segunda.

Canteras próximas al cerro de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Canteras próximas al cerro de Criptana. Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Por desgracia, hoy el paisaje que rodeaba a aquellas sernas, en torno al Cerro de Criptana, ha cambiado mucho; ya no son aquellos campos que en primavera mostraban su cubierta aterciopelada de trigales y sus viñedos. Una herida va avanzando sobre la superficie de la tierra y devora incesantemente y sin compasión los campos que antaño dieron, año tras año, sus frutos. Aquel hermoso paisaje, forjado durante siglos por la intensa complicidad entre el ser humano y la naturaleza, ya ha desaparecido… para siempre.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO