Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Monumento a Cervantes (Madrid, Plaza de las Cortes): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Monumento a Cervantes (Madrid, Plaza de las Cortes): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

En aquel lejano año de 1905 una celebración acaparó toda la vida cultural española. Fue la conmemoración del tercer centenario de la publicación del que podemos considerar el más importante libro de nuestra literatura, Don Quijote de la Mancha. Fue el año en el que Antonio Blázquez hizo su famosa disertación sobre El Quijote en la Sociedad Geográfica Española; fue también aquél el año en que Azorín publicó en el periódico El Imparcial los artículos de su Ruta del Quijote. No hubo, en toda España, institución que quedara al margen de este acontecimiento.

La prensa también se hico eco de ello, y el resultado fue la publicación de un gran número de monográficos sobre el Quijote y temas afines. Todo tenía cabida: de la novela, sus historias y sus personajes, y, de La Mancha, sus paisajes, sus caminos, su historia y su gente. Hoy voy a hablar de un artículo, firmado por «Sepúlveda», que se publicó en el monográfico dedicado al tercer centenario del Quijote en la revista semanal La Lectura Dominical, año XII, núm. 592, del 6 de mayo de 1905 (págs. 8-9). Es una amplia descripción de La Mancha vista desde la inmortal novela y, parte, como no podía ser de otra manera, de Argamasilla de Alba. Va señalando entonces el autor la hipotética ruta que siguieron Don Quijote y su escudero, tomando el camino de Campo de Criptana y luego el del Toboso.

Puente de San Benito: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Puente de San Benito: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

He aquí por dónde discurría este trayecto:

La ruta que traían D. Quijote y Sancho Panza en las cinco leguas mencionadas era hacia el Norte, atravesando el río Záncara por el sitio donde ahora está el puente de San Benito; y venían por un ancho camino, antigua vereda de ganados trashumantes.

Según el autor del artículo, Cervantes conocía Campo de Criptana:

Cervantes conoció el espíritu de ese pueblo religioso, piadoso y levítico. Bebería, probablemente, el agua exquisitísima del pozo de las Olivas, situado á corta distancia de la ermita de la Virgen de Criptana.

Llanuras de La Mancha: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Llanuras de La Mancha: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

A continuación retoma la descripción del camino hacia El Toboso:

Caminando por la sierra hacia saliente encontramos el Real, espaciosa planicie algo más elevada, á cuya punta oriental está agregado el cerro de la Virgen de Criptana, que dista del pueblo unos cuatro kilómetros. El camino que va al Toboso sale por entre la sierra de los molinos y el Real, atraviesa los Miradores, cerros poblados de olivas más viejas que las anteriores, hasta llegar al Cerro Lobero, donde nos esperan los dos aventureros. Dicho cerro, que en la actualidad está raso, pertenece á una ilustre familia que ha principado á efectuar el feliz pensamiento de poblarlo de pinos. En él se ven los nuevos retoños nacidos de tercas raíces, providencialmente conservadas entre las duras piedras como un recuerdo de aquellas viejas encinas que había en tiempos de Cervantes.

Es decir, según el autor, Don Quijote y Sancho habrían venido desde Argamasilla de Alba a Campo de Criptana siguiendo el llamado «camino a Tomelloso», que efectivamente, cruza el río por el puente de San Benito y continúa por el recorrido de la actual carretera CR 1123.

La Sierra de los molinos (Campo de Criptana): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

La Sierra de los molinos (Campo de Criptana): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Por otra parte, el camino desde Criptana a El Toboso es el que aún parte de la Sierra de los molinos, pasa junto al paraje de La Veredilla y atraviesa el del Balcón de Pilatos; efectivamente como dice el texto, pasa junto a la casa de los Miradores, cerca de una altura del terreno que alcanza los 757 metros sobre el nivel del mar y continúa hacia el norte, pasando entre el Corral de Cruz y el Corral del Aire; ya en ese lugar, se adentra el camino en el actual término municipal de El Toboso, transcurriendo en paralelo junto al límite con el término de Miguel Esteban. Ya cerca de El Toboso, el camino se bifurca en dos en el paraje del Majano Melenchas: a la izquierda, en dirección NE. continúa el camino nuevo, para acabar en el camino de El Toboso a Quero y ya muy cerca de aquél; y a la derecha, arranca en dirección E. el «camino viejo de Campo de Criptana», para retomar enseguida la dirección NE. y cruzar a continuación la carretera provincial TO-1101-V. Ya cerca de El Toboso se incorpora este camino al «Camino de Lugar Nuevo», en el paraje de Los Tomillares.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO