Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Continuando con el tema de la enseñanza en Campo de Criptana, traigo hoy unas breves notas sobre dos maestros: uno ejerció en el periodo que va de 1897 a 1912 (Leandro Gómez Sobrino); el otro (Ricardo Mancho Martínez) no llegó a tomar posesión de la plaza.

Leandro Gómez Sobrino

Se presentó al concurso único del Distrito Universitario de Madrid, al que pertenecían las escuelas de primera enseñanza de Campo de Criptana a finales del siglo XIX. Aparece citado entre los maestros aspirantes a plazas de escuelas elementales de niños (Gaceta de Instrucción Pública, del 28 de septiembre de 1897, pág. 979).

El suyo fue uno de los muchos expedientes que estuvieron detenidos por defectos de documentación en la Universidad Central para el concurso único de 1897. La Gaceta de Instrucción…, del 7 de noviembre de 1897 (pág. 1023) publica el anuncio correspondiente para que en un plazo dado se subsanen estos errores. Parece que no consiguió plaza entonces, y vuelve a aparecer en la relación de los maestros aspirantes admitidos a las oposiciones a escuelas públicas elementales del distrito de la Universidad Central (Gaceta de Instrucción…, del 3 de octubre de 1899, pág. 271). Las calificaciones de la oposición se publicaron el 23 de noviembre de ese año en la Gaceta de Instrucción…, y Gómez Sobrino aparece en el grupo de maestros para «Escuelas elementales de niños con sueldo inferior á 2.000 pesetas»; y en el núm. de esta gaceta correspondiente al 23 de enero de 1900 aparece en el listado de los calificados en el ejercicio oral. Finalmente parece que obtuvo la plaza.

En la Gaceta de Instrucción…, del 15 de septiembre de 1900 (pág. 635) se le propone para la «Auxiliaría de Campo de Criptana» y así se publica también en el periódico El Día del 31 de agosto de ese año. En El Siglo Futuro de 20 de septiembre se publica su nombramiento como maestro interino para la auxiliaría de Campo de Criptana, pero poco tiempo ejerció el cargo.

El año siguiente, en la Gaceta de Instrucción… del 6 de julio de 1901, aparece entre los cuatro maestros que han quedado primeros en las oposiciones a plazas vacantes de las Escuelas Públicas de la provincia de Ciudad Real. Su siguiente destino fue la auxiliaría de Alcázar de San Juan. En 1907 volvió a opositar (Gaceta de Instrucción…, del 12 de marzo de 1907), y aún seguía como auxiliar en Alcázar. Y vuelve a opositar al año siguiente, en este caso para escuelas con sueldo superior a 2.000 pesetas (Gaceta de Instrucción…, del 20 de junio de 1908). En 1912 parece que era maestro en San Pedro (Albacete) y se le concede una permuta con Fernando López Molina, maestro de Alcázar de San Juan (Gaceta de Instrucción…, del 7 de agosto de 1912).

Ricardo Mancho Martínez

Obtuvo la plaza de maestro en Campo de Criptana en el concurso de ascenso de 1897 (Gaceta de Instrucción…, del 30 de julio de 1897, pág. 929). El nombramiento salió publicado en el periódico La Vanguardia, del 14 de agosto de ese año (pág. 2). Parece que no llegó a tomar posesión de la plaza, pues renunció a ella «por no convenirle á sus intereses.» (Gaceta de Instrucción…, del 15 de octubre de 1897, pág. 999).

Posiblemente, podamos identificar a este personaje con Ricardo Mancho-Alasteny Martínez, que fue Director de la Normal de Maestros de León desde 1907 a 1914; se trasladó entonces a Zaragoza y fue pensionado por la Junta de Ampliación de Estudios dentro del programa «Excursiones Pedagógicas al extranjero» (tomado de Pablo Celada Perandones, «La Escuela Normal de León: un paseo por los planes de estudio en busca de los contenidos pedagógicos, didácticos e histórico-educativos», en T. Marín, C. Navarro, M. Aragón, coords., Formación de profesores y educación social, Cuenca 1996, págs. 243-270, pág. 268, nota 65).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO