Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

La información que me ocupa hoy no se publicó en un periódico español; para ser más exactos, sí era español, pero no se publicaba en España, sino en el exilio. Es la España Popular, que comenzó a publicar el exilio republicano en México en el año 1941. Encontramos en él noticias prohibidas y censuradas en la prensa de la península, muy reducida en cuanto a número de cabeceras después de la Guerra Civil. Esta información sobre Campo de Criptana se publicó en este periódico, año V, núm. 204, del viernes 25 de agosto de 1944, y tiene que ver con un tema muy sensible en aquella época, el de la calidad del pan, producto más que de primera necesidad en una dura y cruel posguerra. Por supuesto, una noticia como ésta  jamás se habría podido publicar en un periódico en España, por la crítica al Régimen que entrañaba. Dice así:

El pan del campo de Criptana

Ciudad Real, julio.- La calidad del pan que se distribuye en el campo de Criptana, una de las regiones trigueras ricas de España, es peor cada día, y en la actualidad es una mezcla indescriptible que no se puede comer. Es una masa de color pardo, compacta, pesada, mezclada con trozos de paja como de medio centímetro de longitud. Los campesinos de la región la comparan con los adobes con que se fabrican las casas en muchos pueblos de Castilla. Esto en la misma comarca donde se produce un riquísimo trigo y donde los campesinos ven cómo éste sale todo de la región con destino «desconocido» (es decir, para abastecer al ejército alemán) produce en la región una indignación extraordinaria.

Otros artículos de uso corriente son desconocidos desde hace mucho tiempo. La malta fué el sustitutivo del café; hoy se venden únicamente unos paquetes que se anuncian como el «mejor sustitutivo de la malta» y que no contienen otra cosa que harina de algarrobo tostada.

La sede del periódico se encontraba en México D. F. En la fecha en que se publicó esta noticia (1944), su redactor jefe era el conocido escritor Jesús Izcaray (1908-1980), crítico teatral, que había sido miembro del Comité Central del PCE y, después de la Guerra Civil, estuvo exiliado en Francia y en México. Desde 1929 trabajó en los periódicos El Imparcial¸ El Sol, La Voz, y Mundo Obrero. Fue, además, un conocido novelista, entre cuyas obras más famosas figura Un muchacho en la Puerta del Sol (1973).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO