Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

En la segunda mitad del siglo XVIII un presbítero criptanense, José Gregorio Perucho de Heredia, dio muestras de ser un excelente versificador en lengua latina, como demuestra el despliegue de talento literario que hizo en el enigma que propuso a los lectores del Diario Noticioso Universal, núm. 693, del viernes 24 de diciembre de 1762 (pág. 384). Fue un día de Nochebuena de aquel año de 1762. Era difícil el enigma que propuso. En primer lugar, para resolverlo se precisaba un buen conocimiento del latín; en segundo lugar, sin una cultura elevada no se podía llegar a una solución. ¡Qué diferencia con los concursos actuales!

Era difícil, es cierto, pero hubo quien lo resolviera, como quedó demostrado en el Diario Noticioso Universal, de unos días después (núm. 695, del 28 de diciembre de 1762, pág. 1388. Fue un madrileño el actor de esta proeza literaria y quien descubrió el ingenio del criptanense Perucho; si éste era un gran creador de poesía latina, no le quedó a la zaga aquel madrileño, de nombre Pablo Sancho y Calbo. Pasemos pues a desvelar la solución a este culto pasatiempo, reproduciendo el texto que se publicó en este periódico:

RESPUESTA A EL ENIGMA, que se publicò en el Diario del dia 24. de este presente mes, del Señor Don Joseph Gregorio Perucho de Heredia, Presbytero de la Villa del Campo de Criptana, y residente en esta Corte, por Don Pablo Sancho y Calbo, residente tambien en esta Corte.

Bis genitus vivo: Verbum nam à Patre creatus

Rursus Homo nasci Virgine Sacra placet.

At nunquam moriturus: obibo volensque salutem

Reddere: quapropter pendeo Sancta Cruce

Attamen aeternum mihi propter vulnera Regnum,

(Ac Deus ac Rex sum) obtulit ille Pater.

Prima jacet Mater, pomo quia vescitur amens.

Laeta secunda viget, quod pede culcat òphin

Haec pridem genita à prima, quia ducit ab illa

Originem: hinc nobis Christus ab axe datus

Non possum non esse salvus. Jesus vocor; ergo.

Vivere nec solus dicere rite puto.

Nec sine me Pater, aut fas contra vivere neuter.

Sed si mente vales, mente valente proba.

Adán y Eva: Alberto Durero (1507)

Adán y Eva: Alberto Durero (1507)

He aquí mi traducción española de este texto latino:

Dos veces engendrado vivo: Pues como Verbo por el Padre creado, / de nuevo como hombre complace a la Sagrada Virgen que nazca. / Pero nunca moriré: pereceré queriendo la salvación / devolver; por lo que estoy suspendido de la Santa Cruz./ Sin embargo, a mí por las heridas un reino eterno, / (Dios y Rey soy) me ofreció aquel Padre. / La primera madre yace, pues de la manzana come, insensata. / Alegre la segunda florece, porque con su pie pisa a la «ophin». / Ésta, hace tiempo, engendrada por la primera, porque trae de aquélla / su origen; de aquí, Cristo desde el cielo entregado. / No puedo no ser salvación. Jesús soy llamado, por tanto, / ni vivir solo, pienso que se dice como es debido. / Ni sin mí el Padre (o es lícito, por contra, vivir), ninguno de los dos. / Pero si de mente eres fuerte, con mente fuerte, muéstralo.

Cristo Crucificado: Diego Velázquez (1632). Museo del Prado

Cristo Crucificado: Diego Velázquez (1632). Museo del Prado

Por supuesto, la solución al enigma es Jesucristo. La «primera madre» es Eva, y la segunda la Virgen María, que con su pie pisa a la «ophin». Esta palabra aquí es una transliteración del término griego όφις, -εως, «serpiente», la misma que aparece como inductora de la caída narrada en Génesis 3,1-24, aquélla que engañó a Eva para que comiera de la fruta prohibida, aquélla que simbolizó para siempre la maldad.

JOSÉ MANUELCAÑAS REÍLLO