Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Continúo hoy con el segundo post dedicado al artículo que, con el título «Crónica de Campo de Criptana: Grandes Preparativos para la Semana Santa» se publicó en el periódico Lanza del jueves 31 de marzo de 1949 (pág. 6). Como ya comenté en el post de ayer, se avecinaba la Semana Santa, y Campo de Criptana bullía de emoción en la ansiada espera. Tras exponer las novedades que se preparaban para la celebración de aquel año, ofrecer los detalles sobre el pregón del Domingo de Pasión, dar cuenta del estado en que se encontraba la publicación de la Guía de Semana Santa, dónde se estaba imprimiendo, quiénes habían sido los colaboradores (de gran altura) y quiénes no habían llegado a tiempo, y más cosas, el artículo pasa a describir un capítulo importante en los preparativos de la festividad: las conferencias cuaresmales.

Continúan celebrándose las tradicionales conferencias cuaresmales, en los salones del Hogar del Productor y organizados por la Juventud Masculina de Acción Católica, en colaboración con esta entidad cultural, se han celebrado tres de las conferencias anunciadas la primera que estuvo a cargo de D. José González Lara y versó sobre el tema: «Cristo eje Social del Mundo», la segunda por D. José Antonio Sánchez Manjavacas Directar (sic) de la Biblioteca Municipal «Alonso Quijano», versando sobre «Batalla de D. Carnal y Doño (sic) Cuaresma» y la tercera a cargo de D. Joaquín Eleta, Director de las Escuelas Graduadas, sobre «La educación cristiana de la juventud». La cuarta conferencia que ha tenido lugar en el teatro Cervantes ha estado ha (sic) cargo de D. Julio Gil López, consiliario de la Rama de Jóvenes de Acción Católica sobre «Cristo Luz del mundo».

Te ruego, lector, que tengas en consideración las erratas, faltas de ortografía y deficiencias sintácticas y estilísticas que presenta este artículo. Las he mantenido, tal cual, porque yo no soy quién para enmendar la plana a otros, pero me he permitido la libertad de marcarlas con el término usual para estos menesteres, «sic«, y así llamar tu atención; no pienses, por tanto, que estas faltas son mías. Quien escribió el texto tenía graves carencias lingüísticas, o lo hizo atropelladamente sin someterlo después a la revisión debida en estos casos, o hay que responsabilizar a la imprenta. No lo sé. Puede que ya, en aquella época, siguieran esa desastrosa costumbre, actualmente muy extendida, de eliminar del proceso de publicación la corrección de pruebas de imprenta.

Es indudable el interés social de estas conferencias, además de su valor religioso como complemento fundamental para la Semana Santa de aquella época. El hecho de que se eligiera un lugar como el Hogar del Productor, es decir, el Casino de la Concordia, uno de los centros sociales más importantes de Campo de Criptana durante muchos años es una prueba de ello; o que la última conferencia tuviera lugar en el Teatro Cervantes. Como no podía ser de otra manera, la conferencia de José Antonio Sánchez Manjavacas tiene unas evocadoras reminiscencias literarias, transportando al lector a aquel universo del Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita. No sorprende este guiño literario en el, por aquel entonces, director de la Biblioteca Municipal «Alonso Quijano», que era, posiblemente, quien más sabía de libros en Campo de Criptana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO