Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Quijote de Avellaneda

Quijote de Avellaneda

Hoy hablaremos del Quijote, pero no del cervantino, sino del apócrifo, uno de los muchos que se publicaron a la sombra del auténtico: el de Alonso Fernández de Avellaneda, rival literario de Cervantes. Se publicó este otro Quijote en 1614 en Tarragona, como segundo tomo del cervantino y con el mismo nombre que éste: Segundo tomo del ingenioso Hidalgo Don Quixote de la Mancha, que contiene su tercera salida: y es la quinta parte de sus aventuras, compuesto por el licenciado Alonso Fernández de Avellaneda, natural de la villa de Tordesillas. Refiere esta historia, como bien dice su título, la tercera salida del caballero manchego, ahora con el nombre de El Caballero desamorado, porque ya había dejado atrás el amor su Dulcinea. En su itinerario parte, acompañado de su escudero,  de Argamasilla de Alba, una mañana del 22 de agosto, con destino fijado en las justas reales de Zaragoza. Y en este trayecto se sitúa una venta, llamada «del Ahorcado» que despierta, según lo acostumbrado en las aventuras quijotescas, un sin fin de ensoñaciones y locuras. Hay quien ha querido situar esta venta en las cercanías de Campo de Criptana, como si realmente hubiera existido. Un ejemplo es Francisco Martín Arrabal en su artículo titulado «Itinerario del Quijote de Avellaneda», publicado en su colección de artículos A través del Quijote (Madrid 1909). La referencia a Campo de Criptana se encuentra en las págs. 60-61 y dice así:

Venta del Ahorcado.- Aventura de la gallega. Don Quijote, como de costumbre, toma la venta por castillo encantado, con cuyo dueño traba descomunal batalla en defensa de la moza de la venta á quien nuestro buen hidalgo había tomado por una hermosa princesa.

Esta venta creemos que no exista hoy; pero nosotros por conjeturas deducidas de la propia historia, la suponemos en los alrededores de El Campo de Criptana, por ser ésta la dirección que á nuestro juicio debió seguir el Paladín y desamorado manchego. El Campo de Criptana dista de Argamasilla cuatro ó cinco leguas, que es lo que caminaba Don Quijote cada día, que ni aun Rocinante podía hacer mayores jornadas; que no le daban lugar para ello la flaqueza y años que tenía á cuestas.

Así pues, otra atribución quijotesca para Campo de Criptana, aunque apócrifa en este caso. La traducción al francés del Quijote de Avellaneda fue obra de Alfred Germond de Lavigne (1853), incansable viajero al que ya me he referido en este blog por su visita a Campo de Criptana: La Sierra de los Molinos, según el escritor francés Alfred Germond de Lavigne (Campo de Criptana, 1858), y Viajeros en Campo de Criptana: El escritor y traductor francés Alfred Germond de Lavigne (1890). Y, para finalizar, escribiendo esto me ha venido a la mente una de las obras de teatro del dramaturgo criptanense Domingo Miras, que tiene por título La Venta del Ahorcado (año 1975).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO