Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Francisco de Goya: Fusilamientos del 3 de mayo

Francisco de Goya: Fusilamientos del 3 de mayo

La comarca de La Mancha tuvo una gran actividad guerrillera en los años de la invasión francesa. Fueron muchas las partidas que se dedicaron, literalmente, a hacer la vida imposible al invasor. Camuñas, Villafranca, Alcázar, Belmonte y otros pueblos de la comarca fueron algunos de los escenarios de escaramuzas guerrilleras. Y también hubo algunas en Campo de Criptana, tal y como nos cuenta E. Rodríguez-Solís, en el capítulo dedicado a los episodios en La Mancha de su obra Los guerrilleros de 1808. Historia popular de la Guerra de la Independencia, tomo II, cuaderno 1, publicada en Madrid en el año 1887. Esta pequeña historia nos sitúa en un Campo de Criptana ocupado por los franceses y nos habla también del valor estratégico de su «Sierra de los Molinos» para el control de la comarca. Dice así el texto (pág. 35):

 No permanecían ociosos los guerrilleros de la Mancha.

Con fecha 29 de Enero de 1811 avisaba D. Miguel Díaz á la Junta Superior que encontrándose el día anterior con el escuadrón de su mando en las inmediaciones del Campo de Criptana, supo que el enemigo se hallaba dentro de la villa, que se halla situada en una pequeña sierra rodeada de inmensas llanuras y denominada Sierra de los Molinos, por los muchos de viento que tiene en su cúspide, desde la cual se domina una extensión de más de 25 leguas de radio.

Aunque los imperiales contaban con 350 infantes, varios caballos y un cañón de á cuatro, resolvió atacarlos, para lo cual formó á las ocho de la mañana su escuadrón en batalla y envió una guerrilla de 12 hombres, la cual, no tan sólo acometió a los franceses con gran denuedo, sino que también se apoderó, á pesar del vivo fuego que la hacían, del Molino de la Horca, punto muy interesante para observar sus movimientos.

La fuerza de D. Claudio Escalera, que ocupaba la derecha, avanzó también contra los imperiales; otra guerrilla, apoyada por una tercera que envió D. Miguel por el centro, provocaron al francés, sin lograr que saliera á combatir.

Viendo Díaz su cobardía, dispuso que las tres avanzadas cargasen de nuevo, pero los imperiales se retiraron á la villa, haciendo inútiles los esfuerzos de nuestros valientes.

D. Miguel Díaz, y D. Claudio Escalera decidieron atacarlos otra vez con el alba, pero los imperiales no quisieron medir sus fuerzas con las de nuestros guerrilleros y se fugaron durante la noche.

El fin de este combate fué la muerte de 22 franceses, muchos heridos y tres prisioneros, sin que las partidas de Díaz ni Escalera sufriera la menor pérdida.

Francisco de Goya. Desastres de la guerra

Francisco de Goya. Desastres de la guerra

Así acabó aquella acción guerrillera en Campo de Criptana y sus alrededores. Miguel Díaz fue el jefe de una partida guerrillera que merodeaba por La Mancha. En algún momento hizo algunas escaramuzas con la partida del conocido y legendario guerrillero Francisco Sánchez Fernández («El Tío Camuñas»).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO