Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Luis Esteso López de Haro (1881, o 1879 según otras fuentes – 1928) nació en San Clemente (Cuenca) y murió en Madrid. Fue uno de los más brillantes artistas cómicos de su época, además de escritor prolífico que trató con su pluma muchos géneros literarios jocosos. No vino Esteso a Criptana, como otros muchos habían venido antes, para recorrer las sendas de don Quijote; no vino, tampoco, a ver los molinos en su Sierra, ni a imaginar que eran gigantes. Esteso vino a Campo de Criptana a actuar en su Teatro Cervantes, no sé en qué año (el escrito en el que nos lo cuenta está fechado en 1918). No vino a disfrutar del legado cervantino, pero no cabe duda de que lo hizo, pues algo sobre Campo de Criptana nos dice en uno de sus libros: El nieto de don Quijote: Andanzas y correrías por algunos pueblos de España, Madrid 1918, publicado en la imprenta de Juan Pueyo de Madrid, en la «Biblioteca de autores célebres». La dedicatoria del libro ya nos dice mucho sobre el espíritu cómico de su autor:

A

DOÑA POLONIA HERRERO «LA CIBELES»,

madre de mis hijos y compañe-

ra de andanzas y correrías

LUIS ESTESO

el rey del hambre y de la risa

______________________

La Bella Lulú

La Bella Lulú

El autor se presenta en la pág. 7, al comienzo del texto, como nieto de Alonso Quijano en un juego literario que da mucho de si:

En la pintoresca y pastoral villa de San Clemente, aunque Cide Amete Benengeli no quiso puntualizar, murió mi abuelo Alonso Quijano el Bueno, llamado comúnmente Don Quijote de la Mancha.

No contaba Cide Amete conmigo cuando le dijo á su pluma: «Aquí quedarás colgada desta espetera y deste hilo de alambre, ni sé si bien cortada ó mal tajada, péñola mía, adonde vivirás luengos siglos, si presuntuosos y malandrines historiadores no te descuelgan para profanarte…

Y como no podía ser de otra manera en un escrito sobre don Quijote, Campo de Criptana hace su aparición, en este caso en la pág. 19:

Llegamos luego á Campo de Criptana, donde tuvo mi abuelo la descomunal batalla con los molinos de viento, que, según él, fueron los gigantes vueltos en molinos por el sabio Frestón, para quitarle la gloria del vencimiento.

Es una de las más ricas y bellas poblaciones manchegas, como dije en mi Viaje Cómico, y le demuestro mi agradecimiento como artista, pues conserva un reloj de oro, regalo de todos los que asistieron el día de mi beneficio en el Teatro Cervantes. Lo conservaré en tanto que no me fuerce el hambre, y yo sé que aquellos felices manchegos no me lo habían de tomar en cuenta. que ellos, como yo, saben que el hombre se halla de paso por la vida. Que no tenemos nada nuestro, puesto que el alma es de dios y el cuerpo de la tierra. Que nacemos para morir, llorando, y que todo el bien que podamos hacer sobre la tierra no es sino una obligación del cuerpo y un beneficio para el alma.

Visitamos el Cristo de Villajos, preciada imagen, que se halla detrás de un cerro, en un campo que antes fué una fortaleza, y visitamos la Virgen de Criptana, encontrada por un labrador, que se ve sobre un cerro desde muchas leguas, y es el amparo de los cristianos campesinos.

Conviene ahora proporcionar algunos datos adicionales sobre Esteso. Ya he dicho que fue un prolífico escritor. El Catálogo de la Biblioteca Nacional de España recoge en torno a noventa referencias de publicaciones suyas, de diversos géneros: poesías, entremeses, historietas, chistes (buenos y malos), cuplés, comedias populares, monólogos, etc. También escribió sobre temas cervantinos, como la citada El Nieto de Don Quijote o Libros que enloquecieron a don Quijote: Juventud de Don Alonso Quijano, con una extensa bibliografía de los libros existentes en la biblioteca de Don Quijote, más las dos historias completas de Tablante de Ricamonte y Orlando Furioso, que publicó con el pseudónimo de Cide Hamete Benengeli. A Esteso se han atribuido unas Coplas sobre el Crimen de Cuenca anónimas que circularon por aquella época.

Como dice la dedicatoria del libro, fue su mujer Polonia Herrero Abad, «La Cibeles» de nombre artístico. Tuvo el matrimonio una hija: Luisita Esteso Herrero (1906-1986), también dedicada al mundo del espectáculo, como humorista, como canzonetista y como artista de revista, e, incluso, participó en películas. Su revista más conocida fue ¡Abracadabra! (1953). Luis Esteso murió en 1928, en el mejor momento de su trayectoria artística, dejando un legado cómico inmenso a sus contemporáneos. Un año después de su fallecimiento, el 15 de marzo de 1929, el periódico ABC publicaba una pequeña semblanza de este personaje:

Luis Esteso

Hoy se cumple el primer aniversario de la muerte del excelente humorista, que tanta popularidad consiguió con sus libros y con sus trabajos escénicos. Luis Esteso y López de Haro fué un poeta fácil, de desenfadada musa y agudo ingenio, que vino a evocar en nuestra escena moderna la antigua sombra del bululú. Sus deliciosos monólogos, sus sátiras, sus cuplés, sus chistes, que, coleccionados en gruesos volúmenes, alcanzaron varias ediciones; así como sus novelas, sus poesías y sus viajes, llevan todos la marca inconfundible de su españolísima gracia.

El «bululú» era un mítico comediante gallego de finales del siglo XVI, dedicado a la mímica. Con el tiempo se convirtió en el paradigma de cómico español. En su honor, una sala de teatro lleva su nombre, al igual que una escuela de cine y teatro: «Bululú 2120».

Hoy, una calle de San Clemente lleva el nombre de Luis Esteso López de Haro.

Enlaces en Youtube:

Luis Esteso: Coplas del Crimen de Cuenca (Youtube)

Luis Esteso: Monólogos (Youtube)

Luisita Esteso: «Luisita Esteso, la genial» (Youtube)

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO