Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay nada tan detestable como un boicot o un sabotaje; siempre algún inocente sale mal parado. El término “boicot” es relativamente nuevo en español; de hecho, aparece recogido por primera vez en el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española de 1927 (pág. 287,1), aunque remite a “boicoteo” como término más apropiado. Aunque la palabra era nueva, su concepto es muy antiguo, porque realmente el boicot es una forma encubierta de acoso o de guerra silenciosa con el fin de conseguir un objetivo determinado. Así, esta edición del diccionario define el verbo “boicotear” como “privar a una persona o entidad de toda relación social o comercial, para perjudicarla y obligarla a ceder a lo que de ella se exige”.

Por su significado, está muy cercana a “boicot” otra palabra: “sabotaje”, de origen francés (sabotage), que también entró en fecha muy reciente en el diccionario de la lengua. Es curioso que este término aparece, por primera vez, recogido en la 16ª edición del Diccionario de la lengua española, publicado en 1936 (pág. 1124,3), con un significado que tiene una evidente relación con el clima de guerra que ya por aquel entonces se vivía en España: “daño o deterioro que para perjudicar a los patronos hacen los obreros en la maquinaria, productos, etcétera”. En una edición más reciente del Diccionario, en 1992, se incluye una segunda definición de este término que, en sentido figurado, responde con más exactitud al uso que le damos actualmente: “oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas, etc.”

Precisamente de boicots, sabotajes y artimañas tales trata el post de hoy, porque nos vamos a situar en una época en que estos conceptos habían entrado a formar parte de la vida cotidiana, de revuelto que andaba todo. Un ejemplo de ello es el post titulado Historias de conflictos y sabotajes (Campo de Criptana, 1933, 1934), del 16 de junio de 2012.

La historia de hoy se centra en un acontecimiento que tuvo lugar en el Teatro Cervantes de Campo de Criptana, en el año 1932. Iba a ser un espectáculo festivo, pero casi acaba en planto por un sabotaje inesperado. Nos lo cuenta el periódico La Vanguardia, del viernes 8 de abril de 1932 (pág. 22), en un artículo que se titula Velada Católica – Mitin Radical – Los socialistas y, dado que es muy extenso, me ocupo solamente de la primera parte, que trata sobre la velada cultural católica y el ataque de los manifestantes de UGT:

El día 5 se celebró en el teatro de Cervantes una velada católico-recreativa-literaria, organizada por la Juventud Católica Española.

El acto resultó brillantísimo, ocupando todas las localidades lo más selecto de la población, en su mayoría señoras y niños. Todos cuantos en él tomaron parte fueron grandemente aplaudidos por su acertada interpretación.

Hasta aquí la población de Campo de Criptana venía considerándose a una altura de cultura digna de imitar por otras muchas poblaciones, pero en la noche de ayer dió una nota que le hace desmerecer del buen calificativo en que se le tenía.

Un grupo de unos cincuenta obreros, en su mayoría pertenecientes a la UGT se situó frente al teatro, dando voces y tratando de impedir el acceso al mismo. Ya que por este sistema no conseguían su objeto, trataron de entrar violentamente en el local y algunos lo consiguieron, pero afortunadamente se pudo solucionar la cosa sin que pasara a males mayores, gracias a la prudencia de que se valieron todos los asistentes al acto.

No se dan en el artículo detalles sobre el espectáculo celebrado, ni se dan razones que justificaran este sabotaje. Supongo que no tuvo nada que ver con la calidad del espectáculo, ni quiere decir que tuviesen sus cantantes poca destreza, ni que estuviesen los músicos poco afinados o nada acompasados, o que la actuación de actores de medio pelo fuera un poco afortunada o, incluso, desastrosa. Pero ¿realmente hay otras razones para boicotear una acto como éste? Creo que no. Si a esos señores no les gustaba el espectáculo, pues no se va, y punto.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios