Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Regresamos hoy a un momento de la historia de Campo de Criptana, no muy lejano, en el que aún se celebraba la Fiesta del Libro. Y era una auténtica fiesta de la cultura, porque, si quizá medios económicos no había muchos, ni había tampoco tantos recursos como ahora, había, en cambio, algo mucho más importante: lectores, ganas de leer y un director de la Biblioteca Municipal «Alonso Quijano» que comprendía, como pocas personas por aquel entonces, el valor del libro. Estoy hablando, por supuesto, de José Antonio Sánchez Manjavacas, auténtica alma mater de la biblioteca criptanense.

Todos los años se celebraba esta fiesta y era patente el gran despliegue de imaginación y creatividad que se hacía, supongo que sin grandes dispendios. Pero la ocasión lo merecía, porque Campo de Criptana tenía y tiene un mito que nace y vive en los libros, sobre todo el de Don Quijote, y de ellos, por fortuna, estaba bien nutrida su biblioteca. Y, como siempre, la Fiesta del Libro de Campo de Criptana merecía un lugar en las noticias de la Revista de Archivos y Bibliotecas y Museos, en este caso, en el número 57, 1951 (pág. 63):

Como en años anteriores la activa biblioteca «Alonso Quijano», de Campo de Criptana, a cuyo frente se encuentra el notable escritor J. A. Sánchez-Manjavacas, se celebró la Fiesta del Libro. Después de poner de manifiesto su director los resultados estadísticos de 1951, reflejados en una excelente Memoria, el día 23 se abrió una exposición de libros referentes a Cervantes y diversas ediciones de sus obras. También figuraban en la misma una colección de ex-libris cervantinos, que han llamado la atención.

Durante la semana en que estuvo esta exposición abierta, tuvieron lugar diversas charlas literarias, en las que colaboraron algunos socios de la Sociedad de Amigos del Libro, con los siguientes temas: «Cervantes y Alonso Quijano en Campo de Criptana», «»Dulcinea», «El Libro y el Hombre» y «Fausto y Don Quijote».

Fuera del local de la biblioteca se proyectó por ésta en el Teatro Cervantes la película «Don Quijote de la Mancha» en la noche del día 23, amablemente cedida por el consejero delegado de Cifesa, don Vicente Casanova. Y el día 29, y organizado por los Amigos del Libro, se celebró un concierto de música española, a cargo del Quinteto Clásico, que tuvo un gran éxito.

La película a la que se refiere el texto se rodó en 1948, con dirección de Rafael Gil. Contó con el criptanense Enrique Alarcón como decorador, y entre los actores estuvieron Rafael Rivelles, Juan Calvo, Fernando Rey, Manolo Morán, Sara Montiel, Julia Caba Alba y muchos más. La música era de Ernesto Halffter, y la productora, como se dice, fue Cifesa. En 1933 el industrial Manuel Casanova había comprado la mayor parte de Cifesa, y pronto se hizo cargo su hijo, Vicente Casanova, gracias al cual se pudo llevar a cabo la producción de la película en Campo de Criptana. Fue con Vicente Casanova cuando la compañía vivió su momento de mayor esplendor como productora de películas. Cifesa cerró en 1956. Vicente Casanova obtuvo el año 1986, como responsable de Cifesa, la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. De la película y de Enrique Alarcón hablaremos en otro momento.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncio publicitario