Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer vimos cómo aquel mitin que organizaba el Partido Reformista de Campo de Criptana se celebró, al fin, y a pesar de todas las trabas que puso el Ayuntamiento. Tuvo lugar en la bodega de Alfredo Ruescas, uno de los más importantes empresarios y propietarios de Campo de Criptana en aquella época. Retomaremos, así pues, el tema donde ayer lo dejamos, continuando con aquel extenso artículo publicado en el periódico El Liberal (año XXXVI, núm. 12.431, del sábado 28 de febrero de 1914) dedicado a las vicisitudes que alteraron la celebración de aquel mitin. Hoy nos centraremos en la representación criptanense del Partido Reformista, algunos de cuyos miembros participaron como oradores en este mitin. La mayor parte de ellos, son bien conocidos en este blog:

Hizo la presentación el acaudalado comerciante y jefe del reformismo en Criptana, D. Domingo Esteso, que tuvo una frase amable y feliz para cada uno de los que después hablaron; á continuación el Sr. Perucho recomendó calurosamente la candidatura del Sr. Moya.

El Sr. Murillo (D. Ramón), joven de claro talento, ensalzó al candidato, y abundando en los juicios del Sr. Perucho acerca del principal defensor de la candidatura, afirmó que por el esfuerzo de D. Tomás Romero ha de lograrse el restablecimiento de la tarifa concesión 86 [no se lee bien], que abarata el transporte de los vinos en 10 pesetas por tonelada.

El culto abogado D. Álvaro González pronunció una cálida oración pidiendo que se vote al Sr. Moya, cuyas dotes enalteció y de cuya futura gestión responden la juventud y el talento del simpático candidato. Terminó abogando por que acabe cuanto antes la maldita campaña de Marruecos.

El Sr. Sepúlveda (D. Emilio), fabricante de harinas y orador intencionado y elocuente, explicó lo ocurrido en la gestión del teatro, señalando el hecho como patente muestra del desconcierto que reina en el campo enemigo.

Las palabras del Sr. Sepúlveda, como las de los anteriores oradores, fueron acogidas con explosiones de aplausos.

Comenzó el turno de intervenciones, según se dice en el artículo, Domingo Esteso. A comienzos del siglo XX, era propietario Esteso de una mercería también dedicada a la venta de tejidos y textiles (Anuario Riera, 1901, pág. 913; 1904, pág. 1381). Su comercio aparecía entre los recomendados en el Heraldo de la Industria entre los años 1901 y 1903. De él, de algunos acontecimientos ocurridos bajo su mandato como alcalde de Campo de Criptana, y de su vida familiar hablamos ya extensamente en el post titulado El alcalde Domingo Esteso y la cuestión de las escuelas (Campo de Criptana, 1922).

Con «el Sr. Perucho» no sabemos bien a quién se refiere el texto del artículo. Por aquella época pueden haber sido dos personas: Valeriano Perucho, que aparece citado como propietario de un establecimiento de comestibles (Anuario Riera 1903, pág. 1002; 1904, pág. 1381), que posiblemente es el mismo que antes aparecía como propiedad de Andrés Perucho, al menos, desde 1886 (Anuario del comercio, nº 20, pág. 1025). La otra persona puede ser Juan José Perucho, juez municipal en el ayuntamiento de Campo de Criptana en 1912; fue quien casó en boda civil (lo que en aquella época supuso un gran escándalo) a Antonio Olmedo y Paz Ortiz (Una boda civil en Campo de Criptana, 1912).

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo, 2012

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo, 2012

Emilio Sepúlveda asistió como representante de los intereses vinícolas de Campo de Criptana a la asamblea celebrada en Manzanares el día 17 de febrero de 1914, es decir, unos días antes del mitin. También participó en ella Domingo Esteso (Amadeo Badía, sus «Bodegas de San Miguel» y otras cosas sobre el vino, Campo de Criptana, 1913). Fue firmante, como representante del Sindicato de Exportadores de Vino de Campo de Criptana, de un manifiesto en defensa de la vid y el vino que publicó el periódico El Sol (núm. 4.245, del sábado 21 de marzo de 1931) (Un manifiesto de Campo de Criptana en defensa de la vid y del vino, 1931).

El Partido Reformista debió de alcanzar cierta importancia en Campo de Criptana. Según se dijo ayer, asistieron al mitin de 1914 unas dos mil personas, y cinco años después, en 1919, tenía lugar la fundación de la Juventud Reformista, bajo la presidencia de Julián Esteso (El banquete de fundación de la Juventud Reformista de Campo de Criptana, 1919).

Tomás Romero y Martín Toledano (Vida Manchega, año II, núm. 71, 1913. Portada)

Tomás Romero y Martín Toledano (Vida Manchega, año II, núm. 71, 1913. Portada)

Hay, también, una referencia a Tomás Romero. Es, sin duda, Tomás Romero y Martín Toledano, que había sido elegido diputado por la provincia de Ciudad Real (distrito de Alcázar de San Juan) en las elecciones del 21 de abril de 1907. Estuvo en el cargo hasta el 14 de abril de 1910. En 1914 y 1915 fue senador por la provincia de Castellón. Romero y Martín Toledano estuvo en Campo de Criptana el 27 de julio de 1912, para participar en un mitin republicano y presidir, como homenajeado, un banquete que en su honor se celebró en el Casino Primitivo de esta localidad. Era, además, presidente honorario del Comité de Coalicion Republicana de Campo de Criptana, honor que compartía con Nicolás Salmerón, Francisco Pi y Margall y Manuel Ruiz Zorrilla. Presidía este comité Santiago Vallejo y Tabernero, era el vicepresidente Hilarión Escobar, y el tesorero Marcelino Moreno. Los vocales eran Julio Flores, Sebastián Pintor y Luis Merino (El Casino Primitivo, Campo de Criptana, 1912).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO