Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jean-François Millet: La recogida de la patata (1855). The Walters Art Museum

Jean-François Millet: La recogida de la patata (1855). The Walters Art Museum

El robo de caballerías era un delito muy común a mediados del siglo XIX. En 1844 una banda de cuatreros robaba varias caballerías en Campo de Criptana a Valentín Figueroa, no sin antes haber propinado algún que otro golpe a las criadas del citado. La noticia se publicó en el Boletín del Ejército, núm. 163, del 17 de junio de ese año, y decía que se trataba de «cuatro jitanos (sic)». A este suceso dediqué ya un post en otra ocasión (véase: Cuatreros en Campo de Criptana, 1844). Unos meses después, el 30 de enero de 1845, un suceso muy similar volvería a repetirse, y también en Campo de Criptana, aunque no mediara violencia ni fuerza (al menos, no se dice nada al respecto). Así lo refiere el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 12 de febrero de 1845 (pág. 93) en una nota  de busca y captura de los delincuentes emitida desde Ciudad Real («circular número 41 del negociado 2º»). Además de la descripción del hecho, se dan datos aproximados que faciliten la identificación de los maleantes y de la mula robada. Dice así la nota:

En la noche del 30 de Enero anterior y término del Campo de Criptana, dos hombres desconocidos robaron á Francisco Cruz, criado de Juan Martín Serrano, la caballería con que estaba labrando sus tierras. En su consecuencia encargo á los Alcaldes y demas empleados de proteccion y seguridad, procuren averiguar el paradero de dichos criminales, capturándolos, caso de ser habidos, y remitiéndolos inmediatamente á mi disposicion.

Ciudad-Real 11 de Febrero de 1845. – Dionisio Gainza.

Señas de los ladrones.

Su edad será como de unos 30 años, buena estatura, poca barba; el uno vestido de paño pardo, y el otro negro, ambos con sombrero calañés.

Idem de la mula robada.

Pelo negro, dos dedos sobre la marca, seis años de edad, con un boton de fuego en el hocico y una cicatriz en la frente.

Juan Martín Serrano aparece citado en el listado de electores de Campo de Criptana que habían tomado parte «en las primeras elecciones para diputados a cortes que se habían celebrado en los días 4, 5 y 6 del mes de noviembre del año 1854 (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 10 de enero de 1855, pág. 22).

Una de las señas distintivas de los ladrones era su «sombrero calañés», que, según el DRAE, es un:

Sombrero de ala vuelta hacia arriba y copa comúnmente baja en forma de cono truncado, usado por los labriegos y gente de pueblo en varias provincias. «Calañés» es, además, el natural de Calañas, en la provincia de Huelva.

El término aparece recogido por primera vez en el Diccionario de la Lengua Española en la edición de 1852, con un significado muy similar:

Aplícase este nombre á ciertos sombreros pequeños, redondos y con el ala vuelta en forma de cazuela, que usan los labriegos y gente del pueblo en varias provincias.

También se encuentran usos del adjetivo «calañés» sustantivado en esta misma edición:

CALAÑÉS. adj. Sombrero de calaña. Llámase así porque empezó á fabricarse en un pueblo llamado Calañas.

Era muy común en la época y fue el sombrero más utilizado por bandoleros. No sabemos si los ladrones fueron o no detenidos finalmente.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO