Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En 1912 constaba el Ayuntamiento de Campo de Criptana de 15 concejales. El alcalde-presidente era Celestino Martínez Santos Palmero, de quien tanto hemos hablado ya en este blog en relación a su intensa actividad social y política en Campo de Criptana. Fue aquél el año en que, bajo su mandato como alcalde, publicó el periódico El Liberal (núm. 11.937, del  jueves 11 de julio) un amplio reportaje sobre la localidad; en él se alababan sus excelencias y, al paso, se ponderaba muy favorablemente la personalidad y dedicación de su alcalde. Recordemos que este periódico nos decía sobre Martínez Santos que era:

… persona de tan vasta inteligencia… joven abogado de grandes iniciativas y mejor posición, que, en unión del celoso secretario D. Manuel Granero y oficial D. Maximino Cuadra, no se dan momento de reposo por que todo marcha dentro de los límites de la honradez y la más escrupulosa administración.

Panorámica del centro de Campo de Criptana (vista parcial): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

Panorámica del centro de Campo de Criptana (vista parcial): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

Como ya dijimos (véase: Campo de Criptana en 1912, II: El Ayuntamiento) fueron aquellos unos años cruciales en Campo de Criptana, intenso periodo de cambios en todos los sentidos. En este aspecto, su alcalde, Martínez  Santos, impulsó como pocos la economía y el desarrollo de su pueblo. Sumemos al panegírico del periódico El Liberal, el reportaje sobre Criptana que publicó el periódico Heraldo de Madrid, año XXIII, núm. 7.896, del domingo 14 de julio de 1912, y obtendremos una idea muy completa de cómo era la localidad entonces, de cómo se vivía en aquellos tiempos y quiénes impulsaron su desarrollo (véase: El Ayuntamiento de Campo de Criptana en 1912). Recordemos, como no podía ser de otra manera, y ya fuera del ámbito estricto de la política, que también en 1912 Celestino Martínez Santos presidía una institución social paradigmática en Campo de Criptana: el Casino de la Concordia (véase: El Círculo de la Concordia, Campo de Criptana, 1912). En fin, como se puede ver, fue Martínez Santos una persona de actividad incansable.

Y hay más datos sobre el ayuntamiento criptanense en aquel año. Los encontramos en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 14 de febrero de 1912 (pág. 7), donde se publica su composición completa. Formaban parte de él, además del alcalde presidente ya citado Celestino Martínez Santos, las siguientes personas:

Julio Martín Casero Palomino. Primer teniente alcalde.

Francisco Bustamante García. Segundo teniente alcalde.

Bautista Sánchez Rico. Tercer teniente alcalde.

Nazario Lara Carrasco. Regidor Síndico.

Juan Manuel de la Guía Angulo. Regidor Síndico suplente.

Manuel Lara Calonge. Regidor Interventor.

Hilarión Escobar Sánchez. Concejal.

Jacinto Cuadra Ramos. Concejal.

Fernando Treviño Suárez de Figueroa. Concejal.

Alfonso Ruescas Martínez. Concejal.

Proceso Girón Jareño. Concejal.

José Gregorio Ortiz Carrasco. Concejal.

Francisco Moratalla Bustamante. Concejal.

Domingo Esteso Maldonado. Concejal.

Sigue luego la lista de los mayores contribuyentes de Campo de Criptana. A la cabeza figuraba Alfredo Ruescas Rodríguez, que pagaba una contribución de 2.281 pesetas y 1 céntimo; seguía Mariano Quirón Alarcón, con 1.569 pesetas y 78 céntimos. Entre estos concejales había algunos que también, en algún momento de aquel periodo, fueron alcaldes de Campo de Criptana, como Faustino López López (véase:  Una crónica de Campo de Criptana en 1916, y En busca de Alces: La exploración del académico Antonio Blázquez, 1917), Domingo Esteso Maldonado (véase: El alcalde Domingo Esteso Maldonado y la cuestión de las escuelas, Campo de Criptana, 1922), y Jacinto Cuadra (véase: Jacinto Cuadra, político, viajero y alcalde, Campo de Criptana, 1909-1914).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO