Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Santiago Rusiñol: "Jardines de Aranjuez"

Santiago Rusiñol: «Jardines de Aranjuez»

Ya he publicado en este blog algunos artículos referidos a la Guerra de Independencia y a sus consecuencias en Campo de Criptana (véanse: La Guerra de Independencia en Campo de Criptana. La carta que nunca llegó a su destino, 1808, y Franceses y guerrilleros, Campo de Criptana, 1811). Como si de corresponsales de guerra se trataran, los periódicos de la época publicaban los partes emitidos por las autoridades para mantener informada a la población sobre el desarrollo del conflicto. A lo largo de los años que duró esta guerra, fueron muchas las noticias publicadas, y en algunas de ellas se hacían referencias a Campo de Criptana, puesto que también fue escenario de aquella guerra. Comienzo hoy una nueva serie dedicada a este tema.

La noticia de la que me ocuparé hoy se publicó en el Diario de Gerona, núm. 289, del lunes 16 de octubre de 1809 (págs. 1205-1206). Da cuenta de una información fechada en Córdoba, el 4 de julio anterior, y publicada en el diario de esta ciudad, núm. 50. Comienza contando que habían llegado a Jaén las noticias de la

… brillante accion de la entrada en Aranjuez, y haber extraido el ganado caballar que había en sus dehesas. El director de la Reales Dehesas de Aranjuez, el coronel Casimiro Navarro, recibe la noticia de que el ganado va a reunirse a Córdoba con el que tenía allí el rey.

Y entonces narra cómo fue el acontecimiento y es aquí donde sale a relucir Campo de Criptana:

D. Felipe de la Corte, destinado á proteger con su tropa los pueblos de la Mancha, salió del Campo de Criptana para llevar su comisión: después de varios movimientos ocasionados por los del enemigo supo la poca fuerza que este tenía en Ocaña y Aranjuez: salió de Villatobas á las ocho de la noche del 11 de Junio con dos compañías de granaderos y cazadores del regimiento de Alcazar de San Juan, 28 caballos de España y 11 lanceros que armó con las varas de palio que le franquearon los señores Curas de Miguel Estevan (sic) y Puebla de don Fadrique, que componian en todo 184 infantes y 39 caballos. Con estas fuerzas se dirigió por la inmediación de Ocaña y Aranjuez al Soto mayor: soprehendió (sic) la guardia, que se reducia á una partida de dragones con un Capitan, un Brigadier y un veterinario, haciendo pedazos las puertas, que se negaban á abrir: aseguró los palafreneros, sirvientes y prisioneros que hizo, destacó partidas para recoger el ganado en los distintos sitios en que se hallaba; y se retiró á Noblejas sin la mas leve desgracia.

Continúa la crónica ofreciendo más detalles de los acontecimientos. Al final, la aventura acabó bien para el protector de Campo de Criptana: se hizo con 661 yeguas de marca, 262 potras y potros, 208 mulas grandes, 112 muletos de año, 44 mamones, y 4 potras y potros, 34 caballos padres y guías, y 2 mulas de collera «que hacían salir para Socuéllamos». El total era de 1.327 cabezas, y entre ellos estaba Tostón, el caballo en el que entró Fernando VII en Madrid.

Dejamos para el artículo de mañana las necesarias explicaciones de algunos términos, hoy ya inusitados, que aquí han aparecido.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO