Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cerca de la Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Cerca de la Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Continuamos con los extractos de plenos del Ayuntamiento de Campo de Criptana en el mes de Diciembre de 1879. Y hoy nos ocuparemos de la cuarta sesión, que se celebró el día 22, aunque antes merece la pena mencionar que unos días antes (día 18 de diciembre) hubo una sesión extraordinaria para debatir la cuestión del pozo de La Hidalga y valorar la posibilidad de presentar una apelación que se dejaría en manos del procurador de Albacete. La sesión ordinaria del 22 de diciembre fue muy rutinaria y sin temas excesivamente complejos, por lo que, supongo, no despertaría una discusión demasiado acalorada entre los concejales. Como en los artículos anteriores, el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, núm. 92, del viernes 9 de enero de 1880, es la fuente que nos permite conocer qué se trató aquel día en esa sesión.

Pieter Brueghel el Viejo: "El triunfo de la muerte" (Vista Parcial). Madrid (Museo del Prado)

Pieter Brueghel el Viejo: “El triunfo de la muerte” (Vista Parcial). Madrid (Museo del Prado)

Daba coletazos aún la cuestión de la epidemia de viruela, y se decidió que “el déficit de 37 reales y 58 céntimos que faltaban para cubrir los socorros de los variolosos, se pagasen del fondo municipal”. En las sesiones anteriores habíamos visto cómo se había procedido al cese de los dos camilleros encargados de transportar cadáveres de variolosos, dado que la epidemia ya estaba remitiendo. A fecha de 22 de diciembre ya se consideraba completamente extinguida. Hubo, además, cuestiones fiscales que eran de pura rutina, sobre consumos, subsidios, etc.

Se aprobó a propuesta de la Junta de Instrucción Primaria de Criptana que se solicitase a la Superioridad “la visita de un inspector de primera enseñanza, dejando para despues de esta visita el proponer ó nombrar auxiliar ó pasante para la Escuela del Sr. Manzanares”. Además, se dio un boto de gracias al maestro José María López Manzanares, “por su celo y marcado interés en favor de la enseñanza, como resultado de los exámenes de fin de año.

En la sesión del 15 de diciembre se había propuesto que los peritos reconocieran un terreno “del Rodadero que se pedía en venta por Juan Palomino”; en esta sesión del día 22, le fue concedido al susodicho tal terreno.

Se aprobó no excluir del padrón de vecinos a Miguel María Delgado “hasta acreditar la que tenga en Madrid”, es decir, hasta que acredite que tiene residencia en Madrid. Miguel María Delgado, con segundo apellido Aguilera, era quizá hermano de otro personaje del que ya hemos hablado en este blog: Marcelo María Delgado Aguilera. Éste es aquel viajero aventurero que hacia 1859 andaba por Nueva York, que en 1861 se casó con la americana Caroline Winslow Salter (o Carolina Salter y Tibbits nombre con el que aparece citada en su acta de defunción), hija de un industrial algodonero de Carolina del Norte, y que en 1876 aparecía como firmante junto a otros criptanenses en una adhesión de católicos españoles al papa Pío IX que se publicó en El Siglo Futuro, núm. 130, del 7 de junio de 1876. Caroline Winslow falleció a las tres de la tarde del 20 de octubre de 1894, siendo ya viuda de Miguel María Delgado, en su casa de la calle de la Reina Cristina, núm. 2. Véase al respecto: Una norteamericana en Campo de Criptana: La historia de Caroline Winslow Salter (Fayetteville, North Carolina, USA, 1822 – Criptana, 1894). Según el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, supl. al núm. 37, del 7 de enero de 1878, Miguel María Delgado era propietario y tenía su residencia en Campo de Criptana en la calle Tiendas, núm. 2, que es la actual calle Murcia. Era elector en este municipio y pagaba una contribución de 129 pesetas con 45 céntimos.

Asclepio

Asclepio

El último punto de la sesión tenía que ver con recetas de farmacia, ya que corrían a cargo del Ayuntamiento. Así, se acordó que pasaran a la comisión de presupuestos 259 recetas correspondientes al primer mes y medio del presupuesto de 1879-80 por un valor de 1.608 reales que “había presentado al cobro el farmacéutico Sr. Bustamante” (se refiere a Federico Bustamante y Bustamante) En cambio, en la sesión ordinaria del 8 de diciembre, se había rechazado el pago de 219 fórmulas farmacéuticas que pertenecían también al presupuesto de 1878-79 por “no venir adornadas de las condiciones legales en farmacopea”, es decir, por no atenerse a la legislación farmacéutica de la época. En Campo de Criptana había por aquella época dos farmacias: la de Federico Bustamante y Bustamante, situada en la calle Tiendas, núm. 4, y la de Carlos Longoria Angulo, situada en la calle Soledad, núm. 15. Ambos eran electores en la localidad y pagaban respectivamente contribuciones de 41 pesetas con 82 céntimos el primero y de 70 pesetas con 26 céntimos el segundo.

 JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO