Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Paisaje (Campo de Criptana): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Paisaje (Campo de Criptana): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Hubo una época en que Campo de Criptana aún tenía grandes extensiones de montes en estado casi virginal, puro, tal y como era su paisaje desde el principio de los tiempos. Montes cubiertos de encinas, tierras inalteradas desde que el mundo era mundo; así fue nuestro paisaje hace ya mucho. Aquellas encinas centenarias fueron testigos vivos del paso del tiempo y del interminable sucederse de generaciones. Hoy, con el paisaje a la vista, nos resulta completamente impensable. Mirando hoy a la llanura interminable, al mar de viñedos, aquella vieja Mancha de montes interminables se erige en nuestra mente como un concepto inasequible. Un monte o un bosque intocados tienen tanta riqueza de sensaciones, tanto color, tanta vida, que nunca seremos capaces de imaginarlos; solo podríamos vivirlos… pero ya no los tenemos.

A mediados del siglo XIX aún había grandes extensiones de monte en Criptana, aunque su sentencia ya estaba escrita por el destino, y poco a poco irían desapareciendo. En el artículo correspondiente a Campo de Criptana de su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar, tomo V (Madrid 1849), pág. 371, Pascual Madoz nos habla, aunque brevemente, de montes que tuvo Campo de Criptana en otros tiempos. La referencia es la siguiente:

… un monte llamado Viejo á 1/2 leg. de 800 fan. de cabida, todo de mata parda, perteneciente a los propios y en buen estado: su corta estension (sic) solo sufraga al pueblo de la quinta parte de la leña que necesita; se poda cada 4 años, y se le sacan entonces de 15 a 20.000 cargas de buena leña; otro monte de la misma pertenencia llamado deh. de Navazo, á 1 1/2 leg., que hace 30 años era de los mejores del reino, pero que ha venido á ser casi nulo, en razón á que mas de los 2/3 de sus tierras eran de dominio particular, y han entrado los dueños en su posesion, en virtud de las leyes vigentes, quedando reducido a 650 fan. y su mateado enteramente destruido, efecto de las guerras pasadas.

Paisaje. Cercanías de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Paisaje. Cercanías de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

El monte llamado «Viejo» de Madoz, existe aún hoy día como topónimo en el término municipal de Campo de Criptana: el Monte Viejo, y hay una casa que lleva su mismo nombre. Está este monte junto al ferrocarril Madrid – Alicante, aproximadamente a la altura de los kilómetros 162-163, a unos siete kilómetros de Criptana, a mil doscientos metros de la Estación de Arenales y a una altura de unos 651 metros sobre el nivel del mar. Lo circundan otros parajes y casas de topónimos cantarines: la Casa de Lerín, la Casa de Juan Ferrán, la Casa de Ruescas, la Casa de la Petra…; y al otro lado del ferrocarril: la Casa de don Lucio, La Vereda, la Casa Gascón, etc. Otros topónimos de los alrededores son de fonética menos poética: El Mondongo, o la Casa de Labio Gordo. La toponimia rural es así: siempre está llena de sorpresas y es impresible.

Puede que haga referencia al «monte Viejo» el anuncio de venta que se publicó en el periódico La Iberia del miércoles 20 de diciembre de 1865, aunque no es seguro. Dice así el anuncio:

Se vende la madera y raiz de un monte en campo de Criptana, en el que se evalua por inteligentes; hay en solas trescientas fanegas de tierra, millon y medio de haces, aquella de superior calidad para carruajes, maquinaria, agricultura, etc., y ambas superiores para carbon: la finca linda toda ella por el M. con la vía férrea de Alicante, media legua de la estacion de Criptana é igual distancia a la de Záncara. Las proposiciones á D. José María Salcedo.

Las distancias entre el citado monte, el pueblo de Campo de Criptana (media legua) y la estación de Záncara (media legua) que se dan en el texto son, sin duda, erróneas. Entre ambas sumarían una legua, es decir, aproximadamente cinco kilómetros y medio, siendo que la distancia entre la estación de Záncara y Campo de Criptana es mucho mayor.

José María Salcedo aparece citado entre los electores del distrito de Alcázar de San Juan en 1858 y 1863 (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 2 de noviembre de 1858, y del 27 de noviembre de 1863). En 1878 aparece su nombre entre los mayores contribuyentes de Campo de Criptana; era propietario, vivía en la calle Tiendas 27 (actual calle Murcia) y pagaba una contribución de 288 pesetas con 80 céntimos (Boletín …, del 7 de enero de 1878). Era alcalde en el Ayuntamiento de Campo de Criptana en 1881. En la sesión ordinaria que celebró el consistorio el 24 de octubre de ese año, se admitió la dimisión de Salcedo de su cargo en la alcaldía y se nombró en su lugar a Tomás Baíllo y Marañón (Boletín…, del viernes 11 de noviembre de 1881).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO