Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El 15 de enero de 1937 la cantante Estrellita Castro debutaba en el Teatro Principal (Teatro de Guerra) de Alicante, con un “grandioso espectáculo de variedades internacionales”, y ese mismo día, el sorteo de lotería nacional agraciaba con 2.000.000 de pesetas al portador del número 44.950, vendido en Madrid. Era la vida cotidiana, que seguía su curso con la guerra como trasfondo. Éstas eran algunas de las noticias que se publicaban en el periódico El Día, diario de información de Alicante, año XXIII, núm. 6.362 del 15 de enero de ese mismo año. Y junto a estas noticias se podían leer, en la misma página e incluso en la misma columna, informaciones sobre la tragedia de la guerra. Tiroteos en Guadarrama, cañoneos en Aranjuez, luchas en Madrid, escaramuzas en la Ciudad Universitaria y bombardeos aéreos por todas partes, de uno y de otro lado… todo ello expuesto con la retórica propagandística propia de la época.

Uno de estos bombardeos ocurrió en Campo de Criptana. La información procedía del gobernador civil de la provincia de Ciudad Real, y, según reza en el citado periódico, era como sigue:

El gobernador civil de Ciudad-Real telegrafía que unos aparatos facciosos han volado durante cuatro horas sobre Campo de Criptana y alrededores lanzando unas cien bombas. Hasta ahora se han recogido dos muertos. La niebla, espesísima, dificulta los trabajos de reconocimiento, ignorándose, por lo tanto, los daños en toda su amplitud.

También se publicó una referencia al hecho en un periódico de signo contrario, La Prensa, año XXVII, núm. 10.046, del mismo día 15 de enero de 1937. La información, en este caso, procedía de Barcelona y la fuente era el puesto emisor de la C.N.T. y decía así:

También anunciaba que la aviación nacionalista había arrojado 100 bombas sobre el Campo de Criptana, en Ciudad Real, donde existen fuertes concentraciones rojas.

Y al lado, el lector podía encontrar este anuncio publicitario: “Por dos corchos de los vinos y cognacs González Byass, se regala un precioso estuche lleno de magnífica colonia en la perfueria (sic) Costa Azul”. De nuevo, lo trágico y lo cotidiano, ambos uno junto al otro. ¿No será que a veces se confunden, y que la tragedia llega a ser componente tan importante de lo cotidiano que a veces ni percibimos su presencia?

La vida siguió en Criptana. En mayo de ese año el telón del Teatro Cervantes de Campo de Criptana volvió a levantarse, como en aquellos buenos tiempos de paz, como en aquellos olvidados felices y locos años veinte, cuando las mejores compañías de teatro y de varietés recalaban en él en sus giras nacionales. El día 20 de mayo la agrupación artística “La Farsa” hizo su espectáculo compuesto de cuadros cómicos musicales, como única y humilde alegría en tiempos de guerra (véase: ¡Arriba el telón! Campo de Criptana, 1937). Un mes después, Criptana volvería a ser noticia. En junio perecería ahogado el alcalde de la localidad por aquel entonces, Matías Olivares (véase: El trágico fin de un alcalde, Campo de Criptana 1937).

Pero la vida continuó su curso… a pesar de todo, y lo cotidiano siguió mezclándose con lo trágico… y lo tragico con lo cotidiano.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO