Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Faltaba poco ya para el Domingo de Ramos de 1961 cuando el periódico La hoja del lunes, época 3, núm. 1.148, del 20 de marzo de ese año, publicaba un artículo titulado «Treinta mil pesetas en cera y cuarenta mil en flores». Con la retórica propia de la época y un desborde de satisfacción ante el lujo y fasto ya próximos, el autor del artículo va desgranando las principales novedades que presentaría la Semana Santa de aquel año en Madrid. El título ya nos adelanta qué tipo de informaciones encontraremos en el artículo, porque, sin duda, treinta mil pesetas por una parte, y cuarenta mil por otra, eran una auténtica fortuna para la época, y esto era solo una pequeña parte del inmenso despliegue de medios humanos y económicos que se pondrían en marcha. La Semana Santa madrileña de aquel año venía cargada de actos (procesiones, pasos, viacrucis, etc.) y de novedades, especialmente en lo que se refiere a hábitos, iluminación y enseres.

Entre estas novedades encontramos una, muy bien resaltada en el artículo, que nos interesa aquí especialmente, porque tiene que ver con Campo de Criptana y, en particular, con una de sus cofradías y una de las bandas de cornetas y tambores criptanenses de aquella época:

Por primera vez desfilará por las calles de la capital la banda de cornetas y tambores de la Hermandad de San Juan y de Nuestra Señora de los Dolores de Campo de Criptana.

Ésta sería la primera novedad: la presencia de Campo de Criptana en la Semana Santa de Madrid. Después pasa el autor a describir con detalle cómo iba a ser esa Semana Santa. «Treinta mil pesetas en cera y cuarenta mil en flores…», toda una fortuna para la época; y 15 estandartes, y 150 faroles, y 6.000 cirios de mano, y 3.000 cruces de madera y más de 200 cadenas… e iluminación por valor de 30.000 pesetas, y flores por valor de 8.000 duros; y hábitos de terciopelo, encajes, enseres de plata de ley, pasadores de oro y brillantes. Una cofradía estrenaría estandarte bordado en oro y varales de plata, y otra una carroza de plata valorada en 75.000 pesetas. Toda una fortuna… Para finalizar, nos dice el corresponsal que:

… la Semana Santa madrileña, siguiendo la tradición, nos brindará este año una fastuosidad y un fervor por encima de los anteriores.

Toda una fortuna…

 JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO