Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"El río Záncara, en las cercanías de Záncara": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

«El río Záncara, en las cercanías de Záncara»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Ayer hablamos del que, en mi opinión, fue uno de los primeros ultrajes que sufrió aquel viejo río cuando aún tenía vida y sus aguas, entonces abundantes, puras y cristalinas, surcaban libres la llanura manchega. Hoy hablaremos de otro ultraje, en este caso ocurrido en el año 1926. Es una de esas actuaciones que, aunque legales, éticamente resultan vituperables: el aprovechamiento de las aguas del Záncara para el riego, es decir, el uso de un bien público con interés particular. En 1926 un criptanense, José Vicente Moreno Olmedo, se atrevió a presentar un proyecto que tenía esta finalidad en la Diputación Provincial. La información relativa a este proyecto se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 10 de diciembre de 1926 (pág. 4), y dice lo siguiente:

Hago saber: Que D. José Vicente Moreno Olmedo, vecino de Campo de Criptana, ha presentado una instancia acompañada de la nota que a continuación se inserta y en su virtud este Gobierno, cumpliendo lo dispuesto en el artículo 10 del Real decreto de 5 de Septiembre de 1918 y Real orden de 23 de Febrero de 1922, abre un plazo de treinta días que principiará el día 13 del corriente mes y terminará á las trece horas del día 12 de Enero próximo, a fin de que durante él, las personas o Corporaciones que se consideren interesadas, puedan presentar en este gobierno otros proyectos que tengan el mismo objeto que el que se anuncia o sean incompatibles con él, quedando obligado el peticionario a presentar su proyecto dentro del plazo indicado.

Ciudad-Real, 7 de Diciembre de 1926.- El Gobernador, Gonzalo del Castillo Alonso.

Y la nota que presentó el criptanense dice lo siguiente:

Nombre del peticionario: José Vicente Moreno Olmedo.

Clase de aprovechamiento: Para riego de 30 hectáreas de terreno en el paraje denominado Dehesa del Navazo.

Cantidad de agua: 30 litros por segundo.

Corriente de donde se ha de derivar: Río Záncara a unos 100 metros, aguas arriba del vado Guijarral.

Términos municipales en que radican las obras: Campo de Criptana.

"Desbordamiento del río Záncara": Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

«Desbordamiento del río Záncara»: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

El solicitante, José Vicente Moreno Olmedo aparece citado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real (31 de marzo de 1922, pág. 4) entre los concejales del Ayuntamiento de Campo de Criptana, con el número 18. Los otros eran, siguiendo su número de orden: 1. Juan Vicente Alarcón y López Casero; 2. José Minguijón Sáiz; 3. Mariano Quirós Alarcón; 4. Primitivo Quiñones Sañoso; 5. José Gregorio Casarrubios Olivares; 6. Salomé Galiano Villacañas; 7. José María Rubio de la Guía; 8. Julián Sepúlveda Pintor; 9. Domingo Esteso Maldonado; 10. Alfredo Ruescas Rodríguez; 11. Francisco Casero Lara; 12. Eulogio de la Guía Gómez; 13. Fulgencio Angulo Panadero; 14. Juan B. Olivares Gómez; 15. Juan Ferrán Masgoret; 16. Jesús Leal Manjavacas; y 17. Jesús Ortiz Sánchez. Pasada la Guerra Civil, Moreno Olmedo fue alcalde de Campo de Criptana entre los años 1939 y 1940.

Respecto a la localización del lugar en que se pretendía hacer la derivación del agua del Záncara, se cita como referencia el «Vado del Guijarral». Está situado en la orilla sur del río, junto al Camino de Carretas, aproximadamente a 1.400 metros del Puente de San Benito, pero se extiende, pegado al río, casi hasta la actual carretera de Criptana a Arenales de San Gregorio.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO