Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Hoy continuamos hablando de la visita del obispo de Ciudad Real a Campo de Criptana y comarca. Si hasta ahora la fuente de información principal para el conocimiento del transcurso de los acontecimientos en aquel lejano año ya de 1911, en aquellos días invernales y lluviosos, ha sido el número 266 de El Pueblo Manchego correspondiente al 28 de noviembre de 1911, hoy nos basaremos en el artículo publicado en el mismo periódico el día antes (número 265). Ya dijimos en el primer artículo dedicado a esta serie (véase: La ilustre visita episcopal, Campo de Criptana, 1911, I: Preámbulo y observaciones generales) que ambos artículos son independientes en cuanto se refiere a la información que proporcionan sobre el acontecimiento de la visita episcopal. El artículo de este número viene a completar la imagen de algunos actos que compusieron el programa de aquellos días, como la administración de la confirmación por parte del obispo y la visita a la Sección de Adoración Nocturna «Santa Teresa de Jesús». He aquí lo que se dice sobre la confirmación, que fue masiva:

En el día de hoy ha continuado su Señoría Ilustrísima administrando el Santo Sacramento de la Confirmación habiendo llegado á más de 900 el número de confirmados.

Escena de confirmación. Grabado

Escena de confirmación. Grabado

Después nos relata el artículo cómo fue la visita episcopal a la Sección Adoradora Nocturna con elogio de las excelencias artísticas y arquitectónicas de la que era su sede: la iglesia del Convento de Carmelitas Descalzos de Campo de Criptana, último vestigio de aquel antaño floreciente convento. He aquí lo que se nos dice:

A las doce visitó el Sr. Obispo la Sección Adoradora Nocturna de Santa Teresa de Jesús, y donde gratas sorpresas aguardaban á Su Ilustrísima.

El Consejo directivo de la Sección esperaba la llegada del Prelado en la cancela de la hermosa Iglesia Renacimiento de Nuestra Señora del Carmen, una vez recibida el agua bendita de manos del señor capellán de turno D. Manuel Antonio Muñoz y en medio de dos filas numerosísimas de adoradores, confundiéndose allí en apretado haz el personaje del pueblo con el humilde labriego y el pobre menestral, llegó al altar principal orando ante el Divino Sacramento, unos minutos fué después á la suntuosa capilla donde se celebran las vigilias, allí admiró el bonito y nuevo tabernáculo adquirido por la Sección para las exposiciones obras del conocido escultor valenciano Sr. Zapater.

Del escultor valenciano Vicente Zapater, muy prolífico de obras, ya hemos hablado en este blog (véase: Campo de Criptana: Aquella Semana Santa de 1912). A él se atribuía la autoría de algunos pasos de Semana Santa en Campo de Criptana.

Arca de la alianza

Arca de la Alianza

Encontramos aquí usado el término «tabernáculo», de color muy bíblico, y se refiere según nos dice el DRAE, al «sagrario donde se guarda el Santísimo Sacramento». «Tabernáculo» viene del latín tabernaculum, término con el que se tradujo el hebreo Nk#m, por mediación de la traducción griega skhnhv, «tienda». El Nk#m era en la Biblia Hebrea aquel primer santuario móvil en el que los judíos portaban el Arca de la Alianza. Era, al fin y al cabo, una tienda que los judíos llevaron en su travesía por el desierto. El uso de «santuario» en el mundo judío, por tanto, explica el uso que se le dio en el mundo cristiano. Veamos, al respecto, lo que nos dice el Diccionario de la Lengua Castellana en la primera edición que recoge este término (1739, pág. 203, 1):

TABERNACULO. El lugar, donde estaba colocada el Arca del Testamento entre los Judios, assi cuando habitaban en las tiendas, como despues que fué puesta, y trasladada al Templo. Es del Latino Tabernaculum.

Otra acepción es la que se refiere al sagrario cristiano:

TABERNACULO. Se entiende oy por el Sagrario, ò lugar, en que está guardado, y colocado el Cuerpo de nuestro Señor Jesu-Christo en los Altares, que regularmente están hechos en forma de capilla.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncio publicitario