Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer hablábamos de un fallecimiento y hoy hablaremos de otro. Decíamos que la Parca no hace distinción de clases sociales, ni entre ricos ni pobres. Como veremos hoy, tampoco distingue entre viejos y jóvenes. Y nos vamos para ilustrar el tema al diario que se autodenominaba en su portada «ilustrado, político, científico y literario», quizá uno de los más importantes del siglo XIX en España: El Globo. En la sección de noticias del número correspondiente al año IX, tercera época, núm. 3.619, del jueves 24 de diciembre de 1885 (pág. 2), encontramos la siguiente nota necrológica:

Ha fallecido en Campo de Criptana, á los veintiun años de edad, la señorita doña Juliana Ortiz y Olmedo, hija de nuestro querido amigo D. Valentin, alcalde de aquella ciudad.

Reciba nuestro pésame.

Es decir, la joven habría nacido en 1864. Su padre, como se dice era Valentín Ortiz, con Quintanar como segundo apellido. Se dice en la nota que era alcalde de Campo de Criptana y como tal, en efecto, lo encontramos en el año 1880. Así, por ejemplo, firma en 31 de diciembre de 1879 un extracto de sesiones del Ayuntamiento de Campo de Criptana que publica, como era habitual, el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real  (9 de enero de 1880). Sigue apareciendo como alcalde de Criptana en este boletín a lo largo del año 1880 y en buena parte del 1881. Más o menos por esos años tenemos algunos datos sobre él en el listado de contribuyentes electores que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, supl. 36 al núm. del 8 de enero de 1884. Valentín Ortiz y familia vivían en la calle Magnes, núm. 10 (actual primer tramo de la calle de la Virgen) y pagaba una contribución de 139 pesetas con 27 céntimos. Encontramos junto a él a quienes, quizá, fuesen sus hermanos: José Vicente Ortiz Quintanar y Santos Ortiz Quintanar. El primero vivía en la calle Puente, núm. 19, y pagaba una contribución de 103 pesetas con 71 céntimos. El segundo, Santos Ortiz, con residencia en la calle Empedrada, núm. 14 (actual calle de la Virgen), pagaba una contribución de 263 pesetas con 71 céntimos. Santos Ortiz, hijo de José Ortiz y de Gregoria Quintanar, es de sobra conocido en este blog, porque, recordemos, fue asesinado con un inesperado y avieso disparo de pistola al anochecer de un día de comienzos de septiembre de ese mismo año de 1885, en plena calle Empedrada, donde vivía. Y ocurrió el suceso unos meses antes de que falleciera la joven Juliana Ortiz y Olmedo (véanse: El extraño asesinato de Santos Ortiz, Campo de Criptana, 1885; y El extraño asesinato de Santos Ortiz: Algunas noticias adicionales, Campo de Criptana, 1885). Parece que aquel año de 1885 fue fatídico para la familia.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO