Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Lo bueno (o a lo mejor también lo malo) de un teatro es que puede servir para muchos fines: para representaciones teatrales, como era de esperar y como es natural, también para conciertos, para recitales, para cine, y para mítines políticos y reuniones varias, como las de los viticultores a las que ya nos hemos referido en numerosas ocasiones en este blog. Sin embargo, no olvidemos que su función básica y primordial es la primera, la esencialmente teatral, en su lado más serio o en su lado más frívolo, para una tragedia, para una comedia o para una tragicomedia; en todo caso, para cualquiera de ellas, porque todas son teatro al fin y al cabo. No olvidemos que durante muchos años el escenario del Teatro Cervantes de Campo de Criptana fue destino obligado de las mejores compañías de teatro de España (véanse: Aquellos felices y locos años en el Teatro Cervantes, Campo de Criptana, 1913-1914; Teatro en Campo de Criptana: La actuación de la Compañía Klein – Alegre, 1929; y La compañía de Martínez Tovar en el Teatro Cervantes de Campo de Criptana, 1928). Pero la política, que todo lo invade y es como el agua, que se filtra por cualquier rendija, como quien no quiere la cosa y sin que sus efectos resulten apreciables a simple vista… la política, como iba diciendo, también entró en el escenario teatral criptanense que, de estar consagrado a las musas, se convirtió en lugar de controversia y discordia.

Un día de aquel final de enero de 1936 el Teatro Cervantes mandó al destierro a las artes y abrió las puertas de par en par a la política. Y la cosa no acabó bien, como era de esperar, pues, al final, el agua que se filtra por las rendijas, acaba por pudrirlo todo. El lío fue monumental, y Campo de Criptana y su Teatro Cervantes, que tantas y tantas páginas de revistas de sociedad había llenado con su cartelera, fueron noticia por un incidente político. La noticia de lo sucedido se publicó en varios periódicos de tirada nacional en los días 31 de enero y 1 de febrero de 1936 y, aunque sus respectivas versiones no presentan grandes variaciones en el contenido, sí podemos detectar en ellas ciertas orientaciones políticas. Veamos a continuación las versiones publicadas.

La Voz, del 31 de enero

Información de la agencia Febus, publicada con el título: Se suspende a la mitad un mitin de izquierdas

ALCÁZAR DE SAN JUAN 31 (1,30 t.).- En Campo de Criptana se celebraba anoche, en el teatro Cervantes, un mitin electoral de Izquierda Republicana. Uno de los primeros oradores fué amonestado por la autoridad, y poco después el delegado de la autoridad suspendió seguidamente el acto, poniendo a disposición del Juzgado, en calidad de detenido, al orador autor de estas manifestaciones. La concurrencia de disolvió, sin que ocurrieran incidentes.

Heraldo de Madrid, del 31 de enero

Trae la siguiente introducción: El delegado de la autoridad suspende un acto republicano que se celebraba en Criptana porque uno de los oradores hablaba de la revolución de Asturias.

ALCÁZAR DE SAN JUAN. En el vecino pueblo de Criptana se verificó un mitin de izquierdas republicanas, en el que al hablar don José Puebla Periáñez de la revolución de Asturias fué suspendido el acto por el delegado, Sr. Maroto, que además detuvo al orador y lo puso a disposición del Juzgado correspondiente.

La Vanguardia, del 1 de febrero

Título: Suspensión de un mitin de Izquierda Republicana. Detención de un orador

CIUDAD REAL, 31. En la vecina población de Campo de Criptana se celebraba anoche en el teatro Cervantes un mitin electoral de Izquierda Republicana. Uno de los primeros oradores pronunció un discurso aludiendo a la represión de las fuerzas coloniales y del Ejército en la región asturiana. El delegado de la autoridad suspendió seguidamente el acto, poniendo á disposición del Juzgado, en calidad de detenido, al orador autor de estas manifestaciones. La concurrencia se disolvió sin que ocurrieran incidentes.

La Libertad, del 1 de febrero

Título: Suspensión de un acto en Campo de Criptana

Alcázar de San Juan, 31. En Campo de Criptana se celebró en el teatro Cervantes un mitin electoral de Izquierda Republicana.Un orador pronunció un discurso aludiendo a la represión en la región asturiana. El delegado de la autoridad suspendió seguidamente el acto, poniendo a disposición del Juzgado, en calidad de detenido, al orador autor de estas manifestaciones. La concurrencia se disolvió sin que ocurrieran incidentes.

La Época, del 1 de febrero

Título. Vergonzoso espectáculo en un mitin izquierdista en el Campo de Criptana

ALCÁZAR DE SAN JUAN.- En el Campo de Criptana se ha celebrado un mitin de Unión Republicana, donde se censuró duramente la intervención del Ejército y de las fuerzas del Tercio en la represión de Asturias, por lo que el delegado de la autoridad, suspendió el acto y procedió a la detención del orador, que fué puesto a disposición de los Tribunales. Anteriormente a todo lo que dejamos consignado, el público, compuesto en su mayoría de elementos socialistas, cantó “La Internacional” con los puños en alto.

Como se puede observar, el motivo de la discordia fue la alusión a la revolución de Asturias de 1934. Fuera pertinente o no, no es asunto a juzgar ahora. Éstas son las versiones de lo ocurrido. Lector, juzga por ti mismo y quédate con la que más te guste. Al final, ¡qué mas da! Recordemos, para finalizar, lo que nos dijo, hará unos mil seiscientos años, el poeta griego Palladas: Comedia y juego de niños es toda la vida; / ponte el disfraz y entra en la burla / o tendrás que lamentarte (traducción del griego tomada de E. R. Dodds, Paganos y cristianos en una época de angustia, Madrid 1975, pág. 31).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios