Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Cercanías de Peñarroya": Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2004)

«Cercanías de Peñarroya»: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2004)

Viene a cuento el artículo de hoy por una noticia, breve, que encontré en el periódico La Libertad, año IX, núm. 2.323, del jueves 1 de septiembre de 1927. Nos dice lo siguiente:

Procedente de Cádiz, donde cumplió la pena que le impuso el Consejo Supremo de Guerra y Marina, ha llegado a su finca de Cerrillos en Criptana (Ciudad Real), el teniente general y ex ministro de la Guerra D. Francisco Aguilera.

Es bien conocido Francisco Aguilera y Egea (1852-1931). Era manchego, y estuvo siempre muy vinculado a Ciudad Real. Fue, posiblemente, el militar más conocido en su época, porque también intervino en política. Intervino en la Guerra de Cuba y en las guerras de Marruecos. En 1917 fue nombrado Ministro de la Guerra; luego fue senador desde 1918. Poco antes del golpe de estado de Miguel Primo de Rivera, se pensó en él para presidir un directorio militar. En el Directorio Militar de Primo de Rivera se opuso a éste, y lideró junto a los generales Valeriano Weyler y Domingo Batet la Sanjuanada de 1926, por lo que se le impuso la pena a la que hace referencia el texto. En 1931, poco antes de su muerte, Azaña lo nombró Capitán General.

Pero ahora hablaremos de una duda que nos corroe incesantemente desde que leímos esta noticia. Se dice que el eximio general se retiró a su «finca de Cerrillos en Criptana». Lo cierto es que hasta el momento no he podido localizar un paraje de ese nombre en el término criptanense. Puede que, realmente, no se encontrase en él, sino en otro adyacente, por lo que el periódico, como ocurre en otros casos a los que ya hemos hecho referencia en este blog, no da una información del todo exacta.

"Huerta en Julio": Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1992)

«Huerta en Julio»: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1992)

¿Dónde están los Cerrillos? Una pista nos la proporciona, posiblemente, el acuerdo del Juez de Primera Instancia del distrito del Congreso, en Madrid, que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, núm. 39, del 1 de abril de 1927. Se dice en él que se sacaban a subasta propiedades del general en el término de Argamasilla de Alba, en varios lotes, para pagar la multa que se le había impuesto. Se hizo la subasta en varios lotes. El primero, por ejemplo, estaba compuesto de 1.000 fanegas de cebada, 300 fanegas de trigo gejar, 100 fanegas de centeno, 300 arrobas de paja; útiles de labor, 700 arrobas de vino tinto y blanco, una mula y dos yeguas; cinco machos, un caballo, dos cabras, y más animales, por un total de 33.945 pesetas. La parte del león estaba, sin embargo, en el segundo lote. En él se encuentra, precisamente, un «quinto denominado Cerrillos, término de Argamasilla de Alba, sitio de la Encomienda de Peñarroya, procedente de la gran Dignidad Prioral de la Orden de San Juan de Jerusalén». Tenía una extensión de 895 hectáreas, 24 áreas, y 46 centiáreas, y  lindaba «al Sur Canal del Gran Prior, en una gran extensión y río Guadiana, y la Dehesa en su enfrente; Oeste Marqués de Casa Pacheco y otra; Norte terrenos del Mayorazgo y otros y Levante camino del Atajadero». Había además, propiedades en las cercanías de Ruidera y del Castillo de Peñarroya, en total tres fincas. Es muy posible, por tanto, que fuera a esta finca de los Cerrillos a la que se retiró el general.

La condena y las multas no pudieron borrar el lustre del general. Tras su muerte fue objeto de muchos homenajes. Por ejemplo, el periódico de Alcázar de San Juan El Despertar, del 31 de mayo de 1931, publica la siguiente nota:

Merced a la iniciativa del concejal Sr. Martínez, la tradicional calle del Barco, llamada vulgarmente de los muertos, va a cambiar de nombre. El Ayuntamiento ha acordado destinar esa calle para perpetuar el nombre del General insigne, manchego ilustre, recientemente fallecido D. Francisco Aguilera y Egea.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO