Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy hablaremos de algunas de las transformaciones que sufrió Campo de Criptana en uno de los periodos claves de su historia contemporánea: las tres primeras décadas del siglo XX. Fueron éstos los años en los que la localidad comenzó a dotarse de las infraestructuras necesarias para hacer la vida más fácil a sus vecinos. Y ello ocurrió al amparo de un esplendor económico sin parangón antes, y quizá, tampoco después. La viticultura, el impulso de algunos empresarios locales y las iniciativas de alcaldes de aquel periodo fueron factores decisivos en los cambios operados en la localidad en esos años y fueron, precisamente, las obras públicas el instrumento de ese cambio. Fueron especialmente diligentes en este empeño los alcaldes Eduardo Cueto y Celestino Martínez Santos (véanse: Eduardo Cueto, alcalde y empresario, Campo de Criptana, 1928; Una crónica de Campo de Criptana en 1916; El alcalde Celestino Martínez Santos, y su consistorio, Campo de Criptana, 1912; Cuestiones consistoriales varias, Campo de Criptana, 1910; El Ayuntamiento de Campo de Criptana en 1912; y Campo de Criptana en 1912, II, El Ayuntamiento).

Pondremos como ejemplo de ello, y como viene siendo habitual en este blog, algunos acuerdos del ayuntamiento criptanense que se publicaban periódicamente en forma de extractos en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real. Eran raras en aquel tiempo las sesiones del ayuntamiento en las que no salían a relucir cuestiones relacionadas con las obras públicas. Lo curioso del caso que nos ocupa hoy es que estos extractos corresponden a las sesiones celebradas en el mes de enero de 1927, aunque se publicaron mucho más tarde, en el mes de agosto, para ser más exactos en el número del Boletín correspondiente al día 24 de este mes. No podemos hablar, pues, en este caso de inmediatez de la información.

Tenemos que comenzar por la sesión del día 9 de enero de 1927, puesto que en la anterior del día 5 no se trataron temas relacionados con obras públicas. Aquel día 9, el ayuntamiento decidió comunicar al ingeniero director de Vías y Obras de la provincia que el camino vecinal a Arenales, que estaba en proyecto, debía pasar por el puente nuevo que se estaba construyendo por aquel entonces sobre el río Záncara. Además, se decidió:

… sustituir por pavimento de hormigón de cemento el actual de piedra machacada de la calle del Marqués de Mudela [actual Calle Castillo], imponiendo a los propietarios de la misma la contribución especial…

Vincent Van Gogh: "La casa amarilla" (1888). Museo Van Gogh

Vincent Van Gogh: «La casa amarilla» (1888). Museo Van Gogh

De nuevo las obras públicas ocuparon buena parte del tiempo de la sesión ordinaria del día 16 y fue con un proyecto de gran importancia. El ayuntamiento aprobó el proyecto de alcantarillado que habían redactado los ingenieros San Román y Aguirre y se decidió proponer su aprobación al Ayuntamiento en pleno.

Una de las decisiones más importantes para el futuro de Campo de Criptana tendría lugar en la sesión ordinaria del día 23. En ella, entre otros temas, el ayuntamiento decidió:

Aprobar los acuerdos adoptados por la Junta Local de Primera Enseñanza en su sesión del día 22 del actual, referentes a la construcción de dos grupos de locales-escuelas para niños, creación de una escuela de párvulos, adquisición de material para las nuevas escuelas, creación de una biblioteca escolar y aumento de dos Maestros en la Escuela unitaria de la calle de la Fuente [actual calle Fuente del Caño], que habría de graduarse.

Obras menores se trataron en la sesión ordinaria del día 30. Se pasaron a la comisión de obras instancias de Enrique Alarcón y de José María García León, y se accedió a solicitudes que habían presentado vecinos de las calles de la Fuente, Virgen de la Paz y Soledad para que se construyeran aceras en la primera, y se arreglaran las ya existentes en las otras dos.

El extracto está fechado en Campo de Criptana, el 31 de enero de 1927, y está firmado por el secretario del ayuntamiento en aquel momento, Joaquín García González. El extracto fue aprobado por la Comisión Municipal el 13 de febrero de 1927; está firmado por el mismo secretario y por el alcalde, Eduardo Cueto.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO