Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Eugenio de Lucas: "Revolución de 1854 en la Puerta del Sol"

Eugenio de Lucas: “Revolución de 1854 en la Puerta del Sol”

Nos vamos hoy a los días inmediatamente posteriores a la Vicalvarada, o Revolución de 1854.  El general Leopoldo O’Donnell  lideró un levantamiento militar frente al gobierno que, a su vez, desembocó en revolución popular entre el 28 de junio y el 28 de julio de 1854. Dio lugar este acontecimiento al llamado “bienio progresista” en el que tuvo un protagonismo especial el General Baldomero Espartero, presidente del Consejo de Ministros entre el 19 de julio de 1854 y el 14 de julio de 1856. Era reina de España, por aquel entonces, Isabel II. Al poco de producirse su nombramiento, Espartero recibió en audiencia a una delegación del pueblo de Campo de Criptana, encabezada por sus autoridades municipales y por personajes relevantes de su vida social y económica, que buscaba transmitirle su adhesión al nuevo régimen y su felicitación. De aquella recepción nos da cumplida cuenta el periódico que en esa época era órgano oficial del Partido Liberal, El Clamor Público, núm. 3.086, del sábado 19 de agosto de 1854. La carta está firmada en Campo de Criptana el 12 de agosto, por lo que la audiencia debió de tener lugar entre el 13 y el 18 de ese mismo mes. Antes de transcribir la carta, el periódico nos pone en situación con una extensa introducción que nos proporciona unas claves interesantes respecto a la razón y motivo de esta visita, y nos informa sobre quiénes eran las personas con más influencia política, social y económica en aquel momento en Campo de Criptana.

El otro día recibió el señor presidente del Consejo de ministros en audiencia particular á la comision encargada de felicitarle á nombre del Ayuntamiento constitucional, Junta auxiliar de gobierno y oficiales de la M. N del Campo de Criptana. Esta comision, compuesta de los señores don Gabriel Talavera, don Leon Sanchez Quintanar, don Cenon Flores y Bustos y don Mariano de la Torre, fué recibida por el señor Duque con la mayor benevolencia. El señor Quintanar, al entregarle la felicitacion de los campesinos, tuvo ocasion de manifestarle que la confianza con que el Pueblo español habia puesto en sus manos la suerte de la patria, nacia de la profunda conviccion que se tiene de que el general Espartero será siempre el mas firme baluarte de la libertad. Por su parte contestó el Duque como era de esperar, que semejante confianza no quedaría defraudada por el soldado de Luchana, y que sus paisanos los campesinos, asi como todos los españoles, podian estar seguros de que se marchará con paso firme por el buen camino, para cuya empresa contaba con la cooperacion del gran partido liberal. Despues de haber abrazado cordialmente á los individuos de la comision, con encargo de que estos lo hicieran á sus paisanos, se retiró aquella sumamente satisfecha.

Baldmero Espartero

Baldomero Espartero

Dejamos para el artículo de mañana la transcripción de la carta felicitación que la delegación de Campo de Criptana entregó al presidente del Consejo de Ministros. Respecto a este texto tenemos algunas observaciones que hacer. Se habla en el texto del “señor Duque”, pues era éste uno de los títulos que ostentaba Baldomero Espartero, el de duque de Morella. También se hace referencia a él como “el soldado de Luchana”, en recuerdo de la victoria que obtuvo en las guerras carlistas en la localidad de Luchana, por la cual le fue concedido el título de conde de Luchana en 1837. Se habla también en el texto de “sus paisanos los campesinos”. Y en efecto, paisanos eran los criptanenses de Baldomero, natural de Granátula de Calatrava, en Ciudad Real. Aquí, el gentilicio aplicado a los habitantes de Campo de Criptana está tomado del primero de los términos que componen el topónimo; es decir, de “Campo”, tendríamos el gentilicio “campesino”, mientras que, recordemos, hoy el más extendido es “criptanense” (mucho mejor que la alternativa que de vez en cuando se oye, “criptano”, morfológica y etimológicamente errónea e inaceptable).

Muchos cambios se avecinaban por aquellos días. Uno de ellos, especialmente, supondría un antes y un después para la historia y la economía de Campo de Criptana. El tren ya estaba a las puertas de a Campo de Criptana y todo cambió para siempre. La Corte quedó, de la noche a la mañana, a pocas horas de distancia. Pocos días después de la audiencia con el General Espartero, el 5 de septiembre de 1854, el periódico La Iberia informa que el ferrocarril ya llega a Campo de Criptana:

Terminado el ferro-carril de Almansa hasta los fecundos Campos (sic) de Criptana, el ayuntamiento de esta poblacion de la Mancha ha pedido al gobierno la autorización necesaria para que, inaugurándose este nuevo trozo de ferro-carril, se ponga desde luego esplotacion. Estamos seguros de que el digno ministro señor de Lujan se apresurará á acceder á los votos de este pueblo.

Claude Monet: "La estación de Saint Lazare"

Claude Monet: “La estación de Saint Lazare”

Notas muy similares se publicaron también el 6 de septiembre en La Esperanza, El Clamor Público, el Diario Oficial de Avisos de Madrid. Pasaron a ser historia aquellas largas e interminables travesías en diligencia y en coches de caballos que requerían hasta entonces los viajes en la península. Campo de Criptana, casi sin darse cuenta, entró en la modernidad. Sin embargo, no todo lo que traía el ferrocarril era bueno; con él también se difundía con más rapidez la epidemia de cólera, y Campo de Criptana no escapó a este miedo, según nos informa el periódico La España, del 21 de septiembre de 1854:

Los habitantes del Campo de Criptana, pueblo de la Mancha, á cuyas inmediaciones llega ya el ferro-carril de Aranjuez, parece están poco inclinados á morir del cólera, pues á pesar de haberse prohibido los cordones sanitarios, han establecido, segun nos dicen, avanzadas de paisanos en las principales avenidas, para no dar entrada á ningún viajero procedente de la Mota del Cuerno, de Madrid, ni otro punto sospechoso.

En el artículo de mañana, continuaremos hablando sobre esta audiencia.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios