Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aquel año 1921, año en que comenzaba aquella década esplendorosa de los veinte del siglo veinte, hubo concierto con motivo del Corpus Christi en Campo de Criptana. Fue el día 26 de mayo, uno de aquellos tres jueves que brillaba más que el sol; fue uno de aquellos jueves que entonces brillaban pero que hoy ya casi no brillan, porque uno se vuelve loco y nunca sabe cuándo van a ser o no fiesta, decisión última que queda, casi siempre, en manos de no se sabe quién. Es como si se extendiera una manta (de cuadros, al poder ser) sobre el suelo, y se lanzaran al aire las papeletas, una por día del año; y que caigan en la manta aquellas que el destino quiera: he ahí los festivos; y las que no quiera el destino que caigan en la manta: que no sean éstas festivos. Uno no siempre comprende las inescrutables sendas de la burocracia y se despista mucho con estas cosas. O quizá es que no hay nada que comprender; sencillamente, que las cosas son así y así hay que asumirlas sin buscarles una explicación convincente o, al menos, coherente. A lo mejor es cuestión de pura resignación y tardamos en darnos cuenta de ello.

Aquel día 26 de mayo de 1921 fue el del Corpus Christi, y en el Casino Primitivo criptanense, uno de aquellos viejos casinos de siempre, de los de toda la vida, de tertulia, café y puro, de dominó y de naipes (cinquillo, brisca, tute, etc.), de bailes de carnaval y de bailes de sociedad, y de otras festividades sociales, hubo un concierto que de tan magno, tan ilustre, tan biensonante y tan virtuoso que fue, mereció una extensa crónica en el periódico El Pueblo Manchego, año XI, núm. 3.109, del 28 de mayo de 1921. La noticia del periódico nos cuenta los pormenores de aquel acontecimiento que fue a la vez musical y social. Fue, al parecer, un éxito que se atribuye especialmente a varios de los participantes y, en especial, a «los señores Cedenilla, López Pintor y demás señores al darnos a saborear los encantos y deleites del divino arte musical».

Edgar Degas: "El Café concierto en Les Ambassadeurs". Lyon: Musée des Beaux-Arts

Edgar Degas: «El Café concierto en Les Ambassadeurs». Lyon: Musée des Beaux-Arts

De Cedenilla, de nombre Celedonio, habría mucho que decir, pero, como tendremos ocasiones de explayarnos al respecto en el futuro, daremos hoy algunos breves detalles. En 1915 lo encontramos en Méntrida (Toledo). Allí hizo su aportación musical a las fiestas de las Flores y Despedida a la Virgen durante los días del mes de mayo, en la Ermita de Nuestra Señora de la Natividad de aquella localidad. Nos lo cuenta una crónica de Esteban Granullaque que publica el periódico toledano El Castellano, del 12 de junio de 1915. Allí interpretó Cedenilla, el día 30, la Misa de Calahorra y una «conmovedora plegaria a solo de barítono». La tarde de aquel mismo día hubo procesión, y después la Salve de Calahorra en interpretación de Cedenilla con acompañamiento de Pascuala Esteban deleitó a todos los presentes. El acto acabó con una Despedida, también de Calahorra, cantada por Cedenilla, por Pascuala Esteban y por Petra Franco, junto a un coro de niñas. Y finaliza la crónica el periódico con una alabanza de la labor musical de Cedenilla:

La capilla, a cargo de D. Celedonio Cedenilla, como siempre, muy bien dirigida y magistralmente organizada.

Se han citado obras de «Calahorra». Éste es Remigio Calahorra (1833-1890), músico y prolífico compositor, a cuyo ingenio se deben varias obras de carácter religioso: un Credidi, una Misa de Sacaramento, una Misa de la Virgen, una Salve, un Te Deum, una Misa de Aguinaldo, un motetes y un Stabat Mater.

Pierre Auguste Renoir: "Yvonne y Christine Lerolle tocando el piano" (1897-1898). París: Musée de l'Orangerie

Pierre Auguste Renoir: «Yvonne y Christine Lerolle tocando el piano» (1897-1898). París: Musée de l’Orangerie

En 1920 figura Celedonio Cedenilla en un anuncio de venta de dos instrumentos musicales (El Castellano, del 13 de octubre de ese año):

SE VENDEN piano «Stella» y armonium «Debaí» de cinco octavas, siete registros y transpositor, seminuevos». Dará razón D. Celedonio Cedenilla. Méntrida.

Aquí lo dejamos por hoy. Mañana continuaremos hablando sobre el concierto del Corpus en el Casino Primitivo, y en otra ocasión completaremos la información sobre Celedonio Cedenilla.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO