Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Madrid": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

«Madrid»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Son curiosas las vueltas que da la vida y cómo, de una pequeña noticia podemos construir una historia con pies y cabeza, es decir, con principio y final, y también, si nos descuidamos, con nudo (como es de rigor que tenga toda historia). Hay vidas que dan para mucha historia, otras para menos; algunas son tranquilas y plácidas, otras atormentadas y desgraciadas. Unas transcurren cristalinas (al menos en apariencia), como el agua pura de un río; otras, encenagadas y turbias. A veces la historia de una vida se compone de pequeños chispazos de información que aparecen aquí y allá, y que, refulgentes de repente, de repente también se extinguen. La memoria y el recuerdo, que son muy selectivos y clasistas, saben mucho de esto, e iluminan lo que interesa y ensombrecen lo que no. Hoy precisamente, vamos a hablar de una vida de la que tenemos esos pequeños fogonazos de información y, algunos de ellos, de efímeros que son, apenas si son visibles.

"Madrid, Madrid": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

«Madrid, Madrid»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Partiremos de una nota que encontramos en el Diario Oficial de Avisos de Madrid, año CXXXVII, núm. 255, del miércoles 12 de septiembre de 1894 (pág. 2). En ella, el Juzgado del distrito del Congreso de Madrid manda decir lo siguiente:

Por la presente y en virtud de providencia dictada por dicho señor Juez [Manuel Ruiz de Obregón] en sumario que instruye por corrupción de menores contra Narcisa Lara Villacañas, hija de Román y Cármen, natural de Campo de Criptana, provincia de Ciudad Real, de sesenta y nueve años de edad, estado viuda y dedicada á sus labores, se ha acordado expedir la presente requisitoria.

"Madrid, Madrid... Madrid": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

«Madrid, Madrid… Madrid»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Es decir, Narcisa habría nacido en el año 1827. Continúa el aviso diciendo se le citaba, llamaba y emplazaba para que compareciera en el término de diez días desde la publicación del anuncio en el Diario Oficial ante el Juzgado para llevar a cabo una diligencia referente a esa causa. Si no se presentase, sería declarada rebelde, con todas las consecuencias que esto conllevaba. Se encargaba asimismo a todas las autoridades que procedieran a la busca de la procesada y, entonces, se da su descripción física:

… que es de estatura regular, pelo castaño muy claro, ojos pardos, cara arrugada, faltándola casi todos los dientes y ha habitado últimamente en la calle de la Gorguera, doce principal, ignorándose su actual paredero (sic).

Paul Gauguin: "El jamón" (1889). Washington DC, Philips Memorial Gallery

Paul Gauguin: «El jamón» (1889). Washington DC, Philips Memorial Gallery

En caso de que fuera hallada, se instaba a su captura y conducción al juzgado o a la cárcel de mujeres. No sabemos lo que ocurrió, si se presentó o no, si fue declarada culpable o no. Y vamos ahora a esos pequeños fogonazos de información porque, unos años antes encontramos, también en Madrid, a una «Narcisa Lara» que muy posiblemente podemos identificar con la criptanense antes citada. Aparece citada en un anuncio de la Administración Principal de Hacienda Pública de Madrid que se había publicado en el  Diario Oficial de Avisos de Madrid, núm. 931, del martes 27 de septiembre de 1859 (supl., pág. 7)

Hallándose en descubierto de las cuotas que les corresponden por la Contribución industrial, en los años que se espresarán, los individuos de la relación que sigue, esta Administración principal en cumplimiento á las órdenes que ha recibido de la superioridad, ha estimado prevenirles que si en el término de ocho días contados desde esta publicacion, no se presentasen á satisfacer sus respectivos débitos en la oficina de la Recaudación general de contribuciones á cargo de D. Miguel Martínez, sita en la calle de San Miguel, núm. 21 triplicado, serán declarados insolventes, poniéndose nota de los nombres en el Diario de Avisos, para que no puedan ejercer industria alguna sin cubrir antes los que les resulten.

Paul Gaguin: "El cuidador de cerdos" (1888). Los Ángeles, County Museum of Art

Paul Gaguin: «El cuidador de cerdos» (1888). Los Ángeles, County Museum of Art

Narcisa Lara aparece citada como vendedora de tocino. Debía en la contribución industrial cuotas correspondientes a tres trimestres del año 1857. De nuevo, años después, vuelve a ser citada en el mismo Diario Oficial (año CXXVIII, núm. 175, del jueves 24 de junio de 1886, pág. 1) para que comparezca en la Sección de Ingresos de la Contaduría del Ayuntamiento de Madrid, para que se le informase de un asunto que le competía. Cuál fuere, no se especifica. La última referencia a Narcisa Lara se encuentra en El Siglo Futuro, núm. 7.249, del 24 de febrero de 1899. Aparece citada en el listado de fallecidos de la ciudad de Madrid.

Por cierto, dice el anuncio del juzgado que Narcisa Lara Villacañas vivía en 1894 en la calle de la Gorguera de Madrid. Éste era el nombre que por aquella época tenía la actual calle Núñez de Arce, situada en lo más castizo de Madrid. Es la calle que une la Plaza de Santa Ana y la calle de la Cruz.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO