Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Gaetano Gandolfi: "Alegoría de la Justicia" (1760). París, Museo del Louvre

Gaetano Gandolfi: «Alegoría de la Justicia» (1760). París, Museo del Louvre

Ayer hablábamos de la subasta de los bienes de unos criptanenses. Tenían una deuda, y la tuvieron que pagar, volens nolens. Y el pago fue su casa, una gran casa, suponemos que manchega, con su patio, sus cámaras y su pozo, que estaba situada en la calle de Alfonso XII, hoy calle Murcia (véase: Sin casa y sin coche… y sin viña, Campo de Criptana, 1926) . Y un coche, que era, por aquel entonces, un artículo de lujo sólo al alcance de unos pocos. Luego aludimos de pasada a la subasta de una viña, porque todo, o casi todo se puede subastar, igual que todo, o casi todo, se puede empeñar, y todo, o casi todo, se puede vender, hasta el alma. Y si no, que se lo pregunten a Fausto. En esto de las ventas, las subastas y los empeños no se sabe nunca lo que puede pasar, porque los designios de la justicia son completamente inescrutables y vete tú a saber por dónde va a tirar, o qué camino va a tomar, o adónde quiere llegar; son cosas imposibles de adivinar o de predecir, más o menos, como el día en que acabará el mundo, y si será lunes (ya sería mala suerte) o domingo (mucho peor). Quizá, como es ciega, o eso dicen, poco se puede esperar de ella, aunque yo creo que ver, ve algo, aunque sea por el rabillo del ojo y de vez en cuando se levanta un poco la venda, disimuladamente, por si acaso. A lo mejor la justicia tiene más de fortuna y azar que de otras cualidades.

"La casa junto a la estación, o la bodega". Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

«La casa junto a la estación, o la bodega». Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Hoy traemos otra subasta, que tuvo lugar unos meses antes a la referida ayer. Aquélla tuvo lugar en el año 1926; la de hoy fue en el año anterior, en 1925. El anuncio se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, núm. 106, del viernes 28 de agosto de 1925. Procedía del juez municipal juez municipal e interino de primera instancia del Distrito Centro de Madrid, por unos autos que seguía el Banco Hipotecario de España contra Jerónimo y Santiago Millán Lahuerta, ambos vecinos de Campo de Criptana. Se celebraría subasta, por segunda vez, simultáneamente en el juzgado madrileño y en el de Alcázar de San Juan el día 26 de septiembre a las 11 de la mañana por un tipo de 15.000 pesetas.

En este caso, el lote era bastante sustancioso, mucho más que el de ayer y, parece, incluso, que desproporcionado para el tipo que se le había impuesto. Esta es la descripción del lote:

Una casa con bodega y dependencias situada en Campo de Criptana, calle de Isaac Peral, número 3, triplicado, antes número 1; que linda por la derecha de su entrada con otra bodega de los herederos de don José Millán, izquierda casa de Dª. Josefa Lapuerta, espalda Dª María Melgarejo y frente dicha calle; tiene una superficie de 1.327 metros cuadrados, equivalentes á 17.092 piés, de los que tiene edificados en dos plantas, para vivienda 140 metros o sea 1.803 piés en planta baja, nave para bodega, lagar y dependencias; 490 metros o sean 6.311 piés, correspondiendo el resto a patio y descubiertos.

No se admitirían posturas que no cubriesen las dos terceras partes del tipo de 15.000 pesetas, debiendo consignarse previamente el 10 por cierto de esta cantidad

Como se puede deducir por la coincidencia en el apellido Millán, Santiago y Jerónimo eran hermanos y de la noche a la mañana se quedaron sin bodega. ¡Lo que son las cosas! Ah, y lo olvidaba: la calle Isaac Peral mantuvo este nombre hasta no hace mucho. Ahora es la Avenida de la Hispanidad.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO