Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Campos": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

«Campos»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Muchas veces me he preguntado por qué algunos parajes campestres se llaman como se llaman. La toponimia tiene muchos misterios, y la campestre más y, quizá, es tan antigua que buscar sus orígenes nos lleve a un pozo sin fondo en el que, probablemente, tampoco encontraríamos una explicación convincente. Puede que muchas de estas denominaciones tengan mucho de tradición oral, de nombres que la gente del campo ha ido poniendo poco a poco y que se han transmitido de boca en boca, de generación en generación, durante años y años (véanse: Geografías, topónimos, parajes, lagunas, arroyos y más cosas, Campo de Criptana 1881, 1887; El río Záncara y su paisaje: Toponimias de Campo de Criptana).

Nos hace llegar a esta reflexión uno de estos topónimos campestres que hemos encontrado en un anuncio publicado en el periódico La Correspondencia de España, núm. 3.195, del 15 de octubre de 1866. Es, como casi todos los topónimos, curioso; en este caso es un diminutivo sustantivado, «calzadilla» y, cómo ha llegado a convertirse en nombre propio, es dificil de saber. Dice así el anuncio:

Se vende ó arrienda una dehesa situada en término del Campo de Criptana, donde llaman la Calzadilla, de caber de 800 á 1.000 fanegas de tierra, sobre 150 de labor a propósito para pastar ganado vacuno y mulas cerriles, que linda por saliente con el río Záncara. Darán razón calle Calderón de la Barca, núm. 3 cuarto bajo derecha, de nueve á doce de la mañana y de dos á cuatro de la tarde.

"El río Záncara": Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

«El río Záncara»: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

No sabemos quién era el dueño de la tierra. Posiblemente algún terrateniente (a juzgar por la gran extensión de la tierra en venta) que vivía en Madrid. La dehesa estaba situada en un paraje denominado «La Calzadilla», nombre de una casa situada al este del llamado «Casa de los jardines», muy próxima al camino de la Casa Vieja a Campo de Criptana. Muy cerca de esta casa de «La Calzadilla», al norte, corre el río Záncara, y digo «corre» porque es la expresión utilizada por naturaleza para un río, aunque este no corra o corra poco. La casa de La Calzadilla se encuentra a unos 300 metros de la orilla del río, en uno de sus sinuosos recodos, y a unos 1.068 metros al sureste de la Casa de la Puente. No sabemos si, al final, la dehesa se vendió o se alquiló.

El mismo paraje aparece citado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del miércoles 15 de junio de 1842. En él se publica un listado de la Comisión principal de Arbitrios de Amortización con las fincas procedentes del clero secular del partido de Alcázar de San Juan que saldrían a la venta. Entre las pertenecientes al Cabildo encontramos una, con el número 2203, que estaba situada «… en el sitio de la Calzadilla, de caber dos fanegas, su renta anual 4 celemines de trigo».

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO