Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Erik Henningsen: Asesinato de un niño (1886). Copenhague, Den Hirschsprungske Samling

Erik Henningsen: Asesinato de un niño (1886). Copenhague, Den Hirschsprungske Samling

Proseguimos hoy hablando de sucesos de la crónica negra de la historia de Campo de Criptana, sucesos que de vez en cuando sacudían la tranquila vida cotidiana, ese siempre deseable paso casi imperceptible del tiempo sin que pase nada. Pero los hechos de los que hablaremos hoy no son meras peleas o reyertas a base de mordiscos, algún que otro pinchazo de arma blanca o, incluso hachazos, agresiones de los que se ocupaban los artículos anteriores (véanse: Crónicas criminales, Campo de Criptana 1917,1918; y Reyertas, peleas, un suicidio y una deserción, Campo de Criptana, 1920). En los sucesos de hoy intervinieron un arma de fuego, una intencionalidad homicida y una discusión, y el resultado fue letal para las dos víctimas. Y ambas tenían por apellidos Leal y Ligero. Casualidades de la vida… y de la muerte. He aquí las dos noticias publicadas en diferentes periódicos:

El Castellano

Este periódico provincial publica en el núm. correspondiente al 20 de abril de 1926 la noticia con el título Uno de los del mal genio mata a un convecino:

Ciudad Real.- Comunican del Campo de Criptana que el joven de 27 años, José Vicente Martínez, disparó un tiro de escopeta contra Antonio Leal Ligero, que quedó muerto en el acto. El criminal cometió la agresión, parapetado en la tapia del patio de la casa del interfecto.

Francisco de Goya: El Maragato amenaza al fraile Pedro de Valdivia con su arma (1806). Chicago, Art Institute

Francisco de Goya: El Maragato amenaza al fraile Pedro de Valdivia con su arma (1806). Chicago, Art Institute

Algunos años después tenemos noticia de quien, posiblemente era hermana del interfecto, a juzgar por la coincidencia en los apellidos. Se trata de Emérita Leal Ligero. Aparece citada en el listado de reclamaciones presentadas a las listas del censo electoral de Campo de Criptana que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real (15 de septiembre de 1932). Debía ser incluido su nombre en el distrito 4ª, Sección Segunda.

El Despertar

El periódico de Alcázar de San Juan publicó esta noticia en el núm. correspondiente al 20 de noviembre de 1932:

Sobre las 10 de la noche del miércoles se encontraban en una taberna los convecinos Victoriano Leal Ligero, de 48 años y Angel Escribano Albacete, de la misma edad, quienes por cuestiones de juego armaron bronca, resultando el primero muerto de un tiro, que con su escopeta de dos cañones le disparó el tal Angel Escribano. El muerto, que lo fué en el acto, era labrador y deja mujer y cuatro hijos. El agresor es viudo y se presentó a las Autoridades. El pueblo está consternado por la desgracia.

Al mismo suceso dedicó una breve nota el periódico nacional La Libertad (núm. 3.954, año XIV, del 20 de noviembre de 1932); a diferencia de la nota anterior, ésta nos proporciona la ubicación exacta del lugar de los hechos:

Granada, 19.- En el Campo de Criptana, en una taberna de la calle de la Fuente, propiedad de Angel Escribano, éste discutió con Victoriano Leal. El primero, con una escopeta, disparó un tiro sobre el segundo, que resultó muerto.

Francisco de Goya: La caza de la codorniz (1775). Madrid, Museo del Prado

Francisco de Goya: La caza de la codorniz (1775). Madrid, Museo del Prado

Aproximadamente un mes y medio antes de los hechos, el Gobierno Civil de la provincia había renovado a Ángel Escribano Albacete la licencia de caza. Fue expedida el 7 de octubre de 1932 por el Gobierno Civil de la Provincia, según consta en el listado de concesiones que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 31 de octubre de ese año. Figura también en el listado de concesiones del año 1931 que se publicó en este mismo Boletín provincial (13 de noviembre de 1931). Es probable, como se ha dicho al principio, que la víctima de este último hecho tuviera algún lazo parental (seguramente hermano) con el interfecto en el suceso de 1926.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO