Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Volvemos hoy a hablar de parajes criptanenses, en este caso del conocido con el nombre de Las Colinas. Para llegar a él no hay más que tomar uno de los viejos caminos que antaño, antes de que se construyeran carreteras, vieron el continuo trasegar de carros y carretas, de gentes y de mercancías de unos pueblos a otros. Es el camino de la Mota del Cuervo. Aproximadamente a unos seis kilómetros y ochocientos metros de Criptana entramos de lleno en Las Colinas. Como todos estos parajes campestres, también éste es de difícil delimitación, porque quizá ni siquiera la tengan; quizá buscar unas fronteras a estos campos sea difícil, por no decir imposible, como también lo es buscárselas a la naturaleza. Lo cierto es que su límite al sur parece ser este camino de la Mota del Cuervo, pues al sur de él los campos toman por nombre El Pozo de Judas; al oeste quizá sea su límite el paraje de La Losilla, o el Camino de la Casa de Granero, y al noreste la Casa de Baíllo. Y más allá, al sureste se halla La Bóveda, paraje del cual tendremos oportunidad de hablar en otro momento.

Es difícil buscar un origen o explicación a este topónimo, «Las Colinas». Quizá responda a lo sinuoso de su paisaje, entre sierrecilla y llanura, o ni una cosa ni otra, ondulaciones suaves en las que ninguna hay que destaque en altura mucho más que otras en los alrededores. El lugar más alto de estas «colinas», en el corazón de Las Colinas, alcanza los 673 metros sobre el nivel del mar, pero, por ejemplo, un poco más al norte, en un paraje de nombre incierto, o quizás innominado, encontramos los 681.

Vendimia en Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Vendimia en Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Albergaba hasta las desamortizaciones del XIX este paraje algunas tierras eclesiásticas, tierras de capellanías y de ermitas, viejas tierras cultivadas desde tiempos inmemoriales. Y fueron estas tierras del clero hasta el año 1843. Fue entonces cuando la Administración de Bienes Nacionales las tasó para proceder a su venta en subasta pública. Y se subastaron. Nos informa de ello un listado de tasaciones y capitalizaciones de «fincas del clero de Campo de Criptana» que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, núm. 19, del lunes 13 de febrero de 1843. Radicaban en Las Colinas las siguientes tierras, que con sus correspondientes números, valor (en reales) y poseedores eran:

nº 2515

Tierra perteneciente a la Ermita de San Sebastián:

Otra [tierra] de dos fanegas y cinco celemines en las Colinas pasado el Nabajo, saliente camino de la Mota, medio día y norte testamentaría de Fernández; ha sido tasada en 72 rs. y 17 mrs. y capitalizada en 210 rs. y 11 mrs. que será el tipo para su remate.

Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Las Colinas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

nº 2547

Tierra perteneciente a la Capellanía del Santísimo Cristo de la Columna:

Otra [tierra] de cuatro fanegas, en las Colinas, saliente D. Pedro Espinar y sur camino de la Mota: ha sido tasada en 80 rs. y capitalizada en 90 rs., que será el tipo para el remate. Arrendada hasta 15 de Agosto de 1846.

nº 2599

Tierra perteneciente a la Capellanía fundada por D. Sebastián José Quirós y Arias y Doña María Teresa Romero y Arias:

Otra tierra de siete fanegas, en las Colinas, saliente herederos de D. Bernardo Perucho; ha sido tasada en 210 rs., y capitalizada en 210 rs. y 11 mrs. que será el tipo de su remate.

Esta última se remató el día 4 de septiembre de 1843 en 211 rs. (Boletín…, del 16 de septiembre de 1843).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO