Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Plaza del Pozohondo: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2006)

La Plaza del Pozohondo: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2006)

Dedicamos un día más, un nuevo artículo a rememorar algunas cosas del antiguo Pozohondo, de aquella vieja plaza que tenía pozos, caz y cementerio en aquellos años del ya entrado siglo XIX, de aquella plaza que entonces era y no era, porque era precisamente en ese momento cuando se estaba dando forma a la estructura que tendría después y que, podríamos decir, sigue teniendo ahora (véanse: El primer cementerio de Campo de Criptana, 1807; El Pozohondo: La última frontera, y la era de Ángel Granero Salcedo, Campo de Criptana, 1937; Aquel antiguo Pozohondo…, Campo de Criptana, 1877; y Pozos, fuentes y agua en Campo de Criptana, 1849, 1897). Muchas cosas han cambiado en el Pozohondo a lo largo del tiempo, pero algo ha soportado con firmeza el paso inexorable del tiempo, los avatares del destino y la acción del hombre: el nombre Pozohondo, que después de tantas peripecias ha vuelto a recuperarse tras casi un siglo de clandestinidad, y su forma extraña de plaza… extraña o más bien caprichosa.

Traemos hoy tres temas que tienen que ver con la plaza del Pozohondo en tres momentos diferentes del siglo XIX: una nota sobre desamortizaciones (1842), otra sobre el lugar de la plaza del Pozohondo en las demarcaciones electorales (1871) y otra ya en 1890, cuando había cambiado su nombre a General Espartero, y el ayuntamiento la señaló como ruta de entrada al fielato central.

La desamortización (1842-1843)

Plaza del Pozohondo, o del General Espartero: Plano de Campo de Criptana, por Domingo Miras (1911)

Plaza del Pozohondo, o del General Espartero: Plano de Campo de Criptana, por Domingo Miras (1911)

El Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real (BOPCR), del 6 de julio de 1842, publica un artículo de oficio, como suplemento al núm. citado, de la Comisión Principal de Arbitrios de Amortización. El listado contenía la relación de las fincas pertenecientes al clero secular y al partido de Alcázar de San Juan. Figuraban en ella, por, tanto, las de Campo de Criptana. Con el núm. 2.435 encontramos una era sita en el Pozo Hondo. Pertenecía al curato de la Asunción del Campo de Criptana. En total, eran cuarenta las propiedades (tierras, olivares y eras) propiedad del curato de la Asunción de Campo de Criptana desamortizadas. Se nos dice también cuál su extensión conjunta:

La cabida de estas cuarenta fincas, es de ciento sesenta fanegas y su renta anual de 40 fanegas de candeal.

Por el BOPCR del 24 de abril de 1843, sabemos cuál era la extensión y el valor de esta era que tenía el número 2.435:

Una era de mil doscientas treinta varas, en las del Pozo Hondo: ha sido capitalizada en 1506 rs. y 21 mrs. y tasada en 1537 rs. y 17mrs. que es el tipo para el remate.

Esta finca, junto a otras, estaba arrendada hasta el 15 de agosto de 1846.

El colegio electoral (1871)

Tenemos también datos electorales sobre el Pozohondo. Un anuncio del Ayuntamiento de Campo de Criptana publicado en el BOPCR del 27 de noviembre de 1871, establece las demarcaciones electorales para las elecciones municipales que se celebrarían en breve. Se mantenía la organización ya existente en tres colegios electorales. El primero era El Carmen, el segundo El Pósito, y el tercero Ayuntamiento. Todas las calles criptanenses estaban comprendidas en uno de estos colegios. El Pozo Hondo formaba parte del primer colegio, El Carmen, junto a las calles Buendía, Fontanilla, Huerto Pedrero, Alcantarilla, Puente, Concepción, Corrales, Monte, Cambronera, Convento, Tercia, Lermo (sic). Huertas, Castillo, Pintado, Paloma, Pozo de las Eras y San Sebastián.

La calle Lerino: Plano de Campo de Criptana, por Domingo Miras (1911)

La calle Lerino: Plano de Campo de Criptana, por Domingo Miras (1911)

Sin duda, en este caso, «Lermo» es una errata; quizá la forma correcta sería Lerino, como se llamaba una calle criptanense en la que, por ejemplo, en cuyo núm. 4 vivía el presbítero Abelardo Manzanares González hacia 1877 (BOPCR, del 9 de noviembre de 1877). La calle Lerino no aparece entre las que cambiaron su nombre en 1890 (BOPCR, del 14 de mayo de 1890). Según el plano de Domingo Miras de 1911 llevaba este nombre la actual Pío XII. No es ésta la única errata que encontramos en este anuncio que, como corresponde a la época, fue enviado en un documento manuscrito para su publicación. Otras erratas son, por ejemplo, entre las calles citadas en el colegio electoral del Pósito, la forma Guindalica, en lugar del correcto Guindalera, y Barden, en lugar de Bardón. El anuncio está firmado en Campo de Criptana, el 16 de noviembre de 1871, por el alcalde presidente José Vicente Ayala.

Ruta de entrada al fielato central (1890)

Johannes Vermeer de Delft: La tasadora de perlas, o Mujer con balanza (ca. 1665). Washington DC, Galería Nacional de Arte

Johannes Vermeer de Delft: La tasadora de perlas, o Mujer con balanza (ca. 1665). Washington DC, Galería Nacional de Arte

Encontramos la información relativa a esta cuestión en la sección de extractos  del Ayuntamiento de Campo de Criptana que publica el BOPCR  del 23 de julio de 1890. En sesión ordinaria del día 27 de junio de ese año se decidió:

… señalar como ruta de entrada al fielato central las calles del General Espartero, antes Pozo-Hondo, del Marqués de Mudela, antes Puente, de la Concepción; de la Virgen de Criptana, antes Empedrada; del Cristo de Villajos, antes Villalgordo, y como especial para entrada de harinas la calle de la Fuente.

Y quizá, puesto que ya es una institución de otros tiempos, conviene explicar qué es un fielato. Y recurrimos a ello, como en otras ocasiones al DRAE. Da tres acepciones:

1. Oficio de fiel.

2. Oficina del fiel.

3. Oficina a la entrada de las poblaciones en la cual se pagaban los derechos de consumo.

Viene la palabra del sustantivo «fiel», que significa (DRAE, acep. núm. 7):

Aguja que juega en la alcoba o caja de las balanzas  romanas, y se pone vertical cuando hay perfecta igualdad en los pesos comparados.

Y también designa un oficio (DRAE, acep. núm. 6):

Encargado de que se cumplan con exactitud y legalidad ciertos servicios públicos.

Y todo ello tendría el fielato central de Campo de Criptana: una báscula para valorar en su justa medida las mercancías, un fiel exacto y fiel, y un fiel que velase porque fuese fiel el fiel de la báscula.

Y ya acabamos por hoy este artículo, no sin antes lamentar que este año, por primera vez en muchos, el Pozohondo no tenga su iluminación navideña y parezca más oscuro que la boca de un lobo… en Navidad. Puede que se deba a un olvido consistorial…

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO