Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Industrias de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Industrias de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Quedábamos ayer en completar hoy algunas de las informaciones que habíamos proporcionado sobre los criptanenses a los que se les retiró en 1907 el derecho a ejercer su oficio por haber incurrido en deudas en la contribución industrial (véase: Los morosos, Campo de Criptana, 1907, II). La Hacienda pública, como decíamos, era implacable. Para ver algo más sobre ellos, tenemos que recurrir al censo de contribuciones urbanas de Campo de Criptana publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del viernes 9 de marzo de 1900. Veamos ahora, pues, qué más podemos decir de algunos de estos personajes comparando los datos de 1900 y de 1907.

Fortunato López, de segundo apellido Pintor. Era carretero y  vivía en la calle Fontanilla. En 1900 había otros dos carreteros en Campo de Criptana: Venancio Casero Delgado, con residencia en la calle Reina Cristina, y José Antonio Herencia Gómez, en la calle Virgen de Criptana.

Hilario de la Guía. En 1907 aparece como mesonero. Es posiblemente el mismo Hilario de la Guía Molero que en 1900 aparece con dos contribuciones industriales: una por un carro de dos ruedas dedicado a conducción de viajeros a un kilómetro, y otra por una tienda de abacería, negocios ambos radicados en la Plaza de la Constitución. Encontramos en 1907 otro mesonero: Ignacio de la Guía, quizá emparentado con Hilario, pero no aparece en el listado de 1900. Los dos únicos mesoneros citados en ese año son Jesús Ortiz Leal y Manuel Esteban Serrano, ambos en la calle de Alfonso XII.

Julián Morales, de segundo apellido Sevilla. Tenía un “telar á la Jacquard”, en la Calle de la Fuente.

Jean Béraud: A casa, cochero. Colección privada

Jean Béraud: A casa, cochero. Colección privada

Ramón Pizarro y Mariano Olmedo, propietarios de alambiques. Ninguno de ellos aparece en la contribución industrial de 1900. En ese año los dos únicos alambiques legales de Campo de Criptana eran propiedad del Marqués de Mudela, en ambos casos en la calle de la Estación.

Toribio Manzaneda y Jesús Ocaña, barberos. Ninguno de ellos aparece citado en el listado de 1900. En él los únicos barberos “legales” de Campo de Criptana eran José Vicente Moreno Flores, en la calle del Marqués de Mudela (actual calle Castillo), y Antonio Félix Salinas, en la Plaza de la Constitución.

Antonio Millán, sastre. No aparece como tal en el listado de 1900. Encontramos un Antonio Millán Martínez, en la calle del Marqués de Mudela, que difícilmente se puede identificar con el sastre Millán de 1907, puesto que aparece como propietario de una tienda de abacería. Los dos sastres de 1900 eran Marcelino Hernández Collado, en la calle Conde de las Cabezuelas (actual calle Tercia) y Ramón Fernández Fontano, en la calle Virgen de Criptana.

Francisco Filoso / Francisco Fisolo Díaz, muy probablemente la misma persona, con errata en el primer apellido. No aparece en el listado de 1900. En ese año los dueños de hornos de bollos en Campo de Criptana son Dolores Fernández Sevilla, en la calle Conde de las Cabezuelas, y Santos Flores Casarrubios, en la calle de Alfonso XII.

José Mascaraque, comerciante de telas, ausente del censo de contribución industrial de 1900. Figuran en ese año tres criptanenses dedicados a ese oficio: Antonio Gullón Rodríguez, en la calle Virgen de Criptana, la viuda de Santiago Ortiz y hermano, y Domingo Esteso Maldonado, ambos en la calle Alfonso XII.

Francisco de Paula Leal, hojalatero. No aparece en el censo de 1900.

Con el artículo de mañana concluiremos esta pequeña serie sobre los morosos criptanense.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO