Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Calle Poniente y calle Norte (Detalle de "Panorámica de Campo de Criptana"): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Calle Poniente y calle Norte (Detalle de «Panorámica de Campo de Criptana»): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Retomamos, una vez más, decimoquinta ésta, nuestro particular «monopoli» criptanense, esa telaraña callejera que vamos entretejiendo, poco a poco, con paciencia, cual entregada araña a su quehacer cotidiano, que no es otro que tejer, tejer y tejer… A lo mejor nuestra vida, en el fondo, es como la de la araña, y nos pasamos la vida tejiendo, tejiendo y tejiendo, pero a nuestra manera, y esa tela es nuestra existencia que pende del hilo que un día, tarde o temprano, cortará la Parca, que siempre cumple su función.  Este «monopoli» es también una telaraña de calles, caminos y existencias que se extiende en ese lugar extraño entre llanura y sierra que ocupa Campo de Criptana. Este «monopoli» es, quizá, el complejo entramado de las vidas cotidianas de todos los criptanenses, los de hoy, los de ayer y los de mañana, porque entre todos se le ha dado, se le da y se le dará forma.

La antigua calle Aduana y sus alrededores: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

La antigua calle Aduana y sus alrededores: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

Y proseguiremos en este interminable monopoli con la calle Aduana. Nos desplazamos para ello desde los límites sur de Campo de Criptana, donde lo dejamos el último día que hablamos de nuestro «monopoli», hasta la frontera norte, al pie de la sierra (véase: El «monopoli» criptanense, Campo de Criptana, 1900, XIV: La calle Huertopedrero, II). Nunca hubiese pensado que Campo de Criptana tuvo una calle Aduana. Pero la tuvo. Y fue de aquellas que desaparecieron de su callejero en la revolución del nomenclátor criptanense de 1890 (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 14 de mayo de 1890). Por aquel tiempo esta calle estaba, como dice, creándose sobre los campos. En el plano de Campo de Criptana de 1885 estaba el extremo de esta calle por el norte en el cruce con la actual Poniente que era, entonces, el límite del casco urbano; y más allá… las sierras. Tres calles tenían el término Aduana en su denominación, y cada una de ellas tomó un nuevo nombre a partir de entonces, y así aparecerían en el plano de Campo de Criptana de Domingo Miras de 1911:

1. Aduana, como tal, pasó a llamarse calle Norte.

2. Aduana en dirección poniente, se llamaría calle Barrio Nuevo.

3. Travesía de la Fuente y Aduana, a partir de entonces calle Poniente.

Hacia los viejos molinos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Hacia los viejos molinos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Parecía ser, a juzgar por esto, el nombre de Aduana de uso genérico para un conjunto de calles dispuestas en torno a la actual calle Norte, quizá la arteria principal de esa zona del casco urbano criptanense junto a su paralela, la calle de la Fuente. Fue acertada la nueva denominación para esta calle, Norte, porque a esa dirección se dirige su largo recorrido hasta alcanzar los pies mismos de la sierra. Y no para allí su destino, porque sigue y sigue, dejando ya de ser calle para convertirse en camino, y asciende lentamente por los declives de la sierra hasta llegar a su cima, aquella que está coronada por las ruinas de los que en otro tiempo fueron viejos molinos. En su extremo norte final, antes de abandonar el casco urbano esta calle Aduana, en 1911 se encontraba a su derecha el Depósito de Aguas criptanense, y un poco más arriba el Hospital Asilo.

No era industrial, aunque sí sería industriosa, esta calle y sus anejos allá por 1900. Ninguna matrícula de contribución industrial radicada en ella en ese año encontramos en el listado que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del viernes 9 de marzo de ese año. No encontramos a ninguno de los vecinos que tuviese esta calle entre los contribuyentes electores criptanenses en los listados que se publicaban en el último cuarto del siglo XIX en el Boletín Provincial de la Provincia de Ciudad Real. Y es una lástima que no se recojan de otro modo los nombres de tantos y tantos vecinos de esta calle y de otras criptanenses que, aunque no fuesen contribuyentes y electores, sí eran trabajadores entregados a sus quehaceres cotidianos. En estos casos, hasta la información oficial es clasista y nos deja los nombres de los pudientes pero omite los de quienes tenían menos posibles.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO