Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Diego de Silva Velázquez: El bufón don Diego de Acebedo, el Primo (ca. 1636-1640). Madrid, Museo del Prado

Diego de Silva Velázquez: El bufón don Diego de Acebedo, el Primo (ca. 1636-1640). Madrid, Museo del Prado

Continuamos hoy con el tema iniciado ayer, es decir, con el reportaje sobre la Biblioteca Pública Municipal de Campo de Criptana que se publicó con motivo de las ferias y fiestas de 1943 en el núm. del periódico Lanza correspondiente al día 3 de septiembre de ese año (véase: Ferias, fiestas, saros, verbenas y más cosas, Campo de Criptana, 1943, VII. Un epílogo más, o sobre la Biblioteca Municipal, I). Como decíamos, el reportaje, que es una entrevista a su director José Antonio Sánchez Manjavacas, va repasando una por una cuestiones relacionadas con la biblioteca. Ya ayer veíamos lo relativo a su fundación (o “refundación”, habría que decir con más propiedad) en 1941, al fondo inicial y al fondo a fecha de septiembre de 1943, y a su composición. Continuaremos hoy con otras cuestiones, como el perfil del lector y los libros más consultados.

Respecto a la primera cuestión, el perfil del lector, nos dice el director que eran, en general, jóvenes estudiantes y aprendices, pues “las horas señaladas para el servicio de la Biblioteca, son las que se consideran más a propósito para facilitar su asistencia”. El servicio de lectura a domicilio, en cambio, era de interés para personas que tenían la costumbre de leer en las horas de la sobremesa y de la noche. Pero había más: no faltaban los “obreros del campo, jóvenes principalmente, que recogen un libro el domingo por la mañana, habilitada para este servicio, entregándolo en la mañana del domingo siguiente…”.

Jean-Honoré Fragonard: La lectora (ca. 1770-1772). Washington, National Gallery

Jean-Honoré Fragonard: La lectora (ca. 1770-1772). Washington, National Gallery

¿Y cuáles eran los libros más leídos? Nos dice el director que eran, en primer lugar, los de Literatura y que seguían los de Historia y de Ciencias Aplicadas. Se tenía en mente también por aquel entonces poner en marcha el servicio

… de préstamo de libros de texto para los estudiantes que han obtenido becas del Ayuntamiento, de modo tal que no les sea preciso adquirir ninguno de los que precisen para todo el curso.

Fue un domingo por la mañana el día que eligió el autor del artículo para visitar la biblioteca y para entrevistar a su director, y así transcurría el tiempo en ella, entre el ir y venir de lectores:

El continuo entrar y salir de lectores en esta mañana de domingo que dedicamos a la Biblioteca Municipal de Campo de Criptana, nos hace comprender la necesidad de dejar en libertad de prestar su servicio al amigo Sánchez Manjavacas. Son muchos los libros que van quedando sobre las mesas para colocar en el preciso lugar a ellos dedicado y no queremos complicar el trabajo del Jefe de la Biblioteca. Pero nos prometemos firmemente volver en otra ocasión sobre esta Biblioteca Municipal, que merece la mayor atención por los fines que se propone para lo sucesivo y por los ya conseguidos.

Jan Davidsz de Heem: Naturaleza muerta con libros y violín (1628). La Haya, Mauritshuis

Jan Davidsz de Heem: Naturaleza muerta con libros y violín (1628). La Haya, Mauritshuis

Está el artículo firmado por A. M. M. Sobre la historia posterior de la biblioteca, poco más tenemos que decir sino remitir a lo ya escrito en este blog: “Tobe or no to be”: La Biblioteca Pública Municipal “Alonso Quijano” (Campo de Criptana, 1950); Más “To be or no to be”: la Biblioteca Pública Municipal “Alonso Quijano”, o la historia de una tragedia shakesperiana (Campo de Criptana, 1947); La Biblioteca Pública Municipal “Alonso Quijano” (Campo de Criptana, 1949); La Fiesta del Libro en la Biblioteca Pública Municipal de Campo de Criptana (1949); Crónicas bibliotecarias (Campo de Criptana, 1950); Crónicas bibliotecarias (Campo de Criptana, 1950) (II).

Aquí lo dejamos, y no decimos nada más, ni aludimos al presente estado de la Biblioteca Municipal, esa que con tanto y tanto esfuerzo de tantos y tantos se fue componiendo a lo largo de los años.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO