Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Festejos en Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Festejos en Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Ya hicimos en su momento referencia, aunque muy de pasada, al programa de Feria y Festejos que se celebrarán en loor al Santísimo Cristo de Villajos, durante los días que á continuación se indican, en la Villa de Campo de Criptana (Ciudad Real: Imprenta de Ramón C. Rubisco) (véase: Breve apuntamiento sobre el cómo y el cuándo de los adelantos de las fiestas patronales, Campo de Criptana, 1666-1957). Está fechado en Campo de Criptana, el 15 de agosto de ese año, y figuran al pie, a la izquierda, el nombre del alcalde criptanense a la sazón, Vicente Ruescas, y a la derecha, el del Presidente de la Comisión de Festejos, que entonces era Manuel Cereceda. Son estas ferias y fiestas las de 1889.

Fueron especiales las ferias de aquel año, como ya se dijo en su momento. Hasta entonces se celebraban a mediados de Septiembre, pero, a partir de aquel año, se adelantaron al primer domingo de ese mes. El traslado de la imagen del Cristo de Villajos de su santuario a la parroquia criptanense se realizaría el jueves anterior a ese día. Duraban las fiestas mundanas dos días, domingo y lunes, además de la tarde noche del sábado. Esto era para la fiesta mundana. La religiosa se extendía prácticamente desde el jueves anterior, día del traslado, hasta el segundo domingo de septiembre, en que tendría lugar la Octava en el Santuario del Cristo de Villajos. Aquel año de 1889, precisamente, esta octava cayó en domingo día 8.

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Veamos cómo rezaba el texto redactado por acuerdo del Ayuntamiento en el que se decidía adelantar estas fiestas:

El Ayuntamiento, de acuerdo con la Comisión de festejos, llevado del deseo de evitar las distracciones de la labor que con motivo de las ferias que antiguamente se verificaban en época de vendimia, venían á redundar en daño de la agricultura, ha acordado se celebre aquélla el primer Domingo de Septiembre, señalando para este año el siguiente PROGRAMA PARA 1889.

Y en efecto, aquel fue el primer año en que se cambiaron de fecha, y se adelantaron, y se introdujeron de lleno en pleno ocaso del estío… ocaso, sí, pero aún tórrido, porque de los veranos de La Mancha todo se puede esperar.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO