Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Santuario del Cristo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Santuario del Cristo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Comenzamos ayer a hablar sobre aquellas lejanas ferias ya de 1889 (véase: Las ferias y fiestas del cambio, Campo de Criptana 1889, I). Y veamos ahora con detalle cómo se desarrollarían aquellas fiestas a partir del programa citado ayer. Y comenzaremos con el día 29 de agosto, porque a las seis de la tarde (hora torera, y tórrida suponemos, aquélla)…

… el toque á cabildo anunciará la salida en procesión de la Veneranda Imagen del Santísimo Cristo de Villajos desde la Ermita ó Santuario, distante 3 kilómetros de este Villa en dirección á la misma: y en igual momento saldrá de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, el Clero, Ayuntamiento y Autoridades invitadas, precedidas de una banda de música á esperarla al camino.

Más festejos en Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Más festejos en Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Imaginemos el recibimiento: apoteósico, sin duda. La entrada de la imagen a la localidad estaría anunciada por “caprichosos voladores” (véase, sobre “volador”: Campo de Criptana, 1911: Aquel solemne jueves de agosto…) Y a continuación sería dirigida en solemne procesión a la Parroquia. ¿Qué ocurriría entonces? Algo que dictaba la tradición criptanense: se cantaría el solemne Te-Deum. Esto sería el comienzo de los actos religiosos. Continuarían los demás días, especialmente el 30 y el 31 de agosto, viernes y sábado respectivamente. Habría solemnes funciones religiosas a cargo del licenciado D. Antonio Martínez. Y el 31 comenzarían las fiestas patronales en el sentido propiamente dicho:

En el último de estos días lucirán vistosas iluminaciones y se quemarán escogidos y sorprendentes fuegos artificiales, desde las nueve de la noche, en la Plaza de la Constitución.

Para que no cupiese duda de la calidad de estos artificios, indica el programa que estarían a cargo de “un reputado polvorista”. Hasta aquí los prolegómenos religiosos y el comienzo de las fiestas. Mañana continuaremos hablando de los actos que tuvieron lugar los días 1 y 2 de septiembre, además del día de la Octava.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO