Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fábricas (Río Záncara): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Fábricas (Río Záncara): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Veíamos ayer cómo la «Sociedad Regular Colectiva» llamada «Berruga, Sobrinos, López y González», que poseía una fábrica de harinas, no había pagado sus correspondientes impuestos y cómo se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 20 de junio de 1924 el anuncio de subasta de sus bienes (véase: El embargo de la fábrica de harinas, Campo de Criptana 1924, I). Básicamente, estos bienes eran el solar sito en el criptanense Paseo de la Estación, los edificios que en él se encontraban y sus dependencias y todo su contenido, es decir, los artefactos y maquinarias incluidos en ellos que producían aquella preciada harina. Aquellas 54.738,72 pesetas que se habían dejado de pagar a la Contribución de Utilidades del presupuesto de 1923-1924 se habían convertido en 63.500 pesetas una vez sumados los apremios y costas. Y de la noche a la mañana la sociedad «Berruga, Sobrinos, López y González» iban a quedarse, como quien dice, en cueros.

Veamos ahora cómo el anuncio de embargo del Juzgado de Alcázar de San Juan va desgranando, poco a poco, las propiedades de la sociedad harinera.

En primer lugar y como parte componente del solar, salía a subasta un edificio…

… en donde se halla establecida una fábrica de harinas, compuesto de planta baja y dos pisos por alto, cubierto de teja ordinaria, enclavada toda su extensión superficial de 177 metros y 60 centímetros cuadrados, en un solar cercado sito en el Paseo de la Estación, sin número de orden, acera de los impares, de la villa de Campo de Criptana, propiedad de los señores deudores; lindante mencionado edificio por el frente, que es el Poniente, por donde tiene su entrada, con el patio que, con otras edificaciones que existen, forma el mencionado solar; a la derecha entrando o sea al Mediodía la balsa que hay en primer término del solar conocido con este nombre, propiedad de los deudores; izquierda de su entrada o Norte pasadizo que da acceso a otro solar de los deudores, y al fondo o Saliente con toda la longitud de un local almacén que también poseen los deudores.

Fábricas: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Fábricas: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Y, como se había dicho, todo lo que contenía el edificio también salía a subasta, e decir, sus máquinas, aparatos trituradores y los que componían la instalación completa que «se encuentran enclavados y distribuidos en los distintos departamentos del expresado edificio». Y a continuación pasa el anuncio a describir con detalle lo que hay en cada planta. Así, en el piso bajo:

… a la derecha entrando no existe maquinaria alguna, habiendo tan solo unas cajas o moldes de madera en sentido vertical procedentes de los pisos superiores. A la derecha de su entrada están emplazadas 7 máquinas de 7 cilindros cada una de 50 por 20 cada uno de dichos cilindros para la trituración de trigos candeales, su sistema es denominado Buhler y tanto esas máquinas como todas las que después se mencionarán, así como cuantos aparatos complementarios de esta fábrica se encuentran instalados formando parte integrante de la misma, están fabricados por la casa Buhler Hermanos, establecida en Uzwil y en Barcelona.

Nos dice a continuación el anuncio que las siete máquinas trituradoras tenían sus correspondientes transmisiones que daban lugar a un adecuado funcionamiento. Había además en esa planta, sobre una «planicie de madera» en las que se hallaban estas máquinas una «dinamo de 2 H. P.», es decir de 2 caballos de vapor, que producía el alumbrado necesario para el funcionamiento de la fábrica.

Y, mira por dónde, lector, nos estamos enterando así, como quien no quiere la cosa, de cómo era una fábrica de harinas en los años 20 del siglo XX, y qué adelantos tenía… asombroso para nosotros, que creemos haber inventado la pólvora. Aquellos años veinte, felices años veinte…

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO